LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Amonestaciones contra la idolatría, 1ª Co 10:1-22

10:12,13 “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.



Los creyentes corintios vivían en un ambiente sumamente tóxico para la fe. Varios factores se conjugaban para neutralizar la fe en Cristo: la idolatría, la inmoralidad, la arrogancia intelectual, los conceptos filosóficos de moda y la presencia de falsos maestros, sobraban tentaciones. Pablo no lo disputa, pero los anima a no ceder. Parafraseando el versículo 12: “Quien este consciente totalmente que su corazón está bien con Dios y su mente permanece en la Verdad, tenga cuidado de no caer del estado de santidad en el cual Dios le ha puesto solo por su gracia”.

El Señor permite que su pueblo experimente ciertas situaciones difíciles para mostrarle que áreas de su vida deben ser fortalecidas, pero nunca lo abandona, ni lo empuja hacia la destrucción. Nunca permitirá que sus hijos sean tentados más allá de la fuerza que Él les da. Los corintios debían mostrarse más preocupados por obtener la corona, que en reclamar sus libertades.

Para Meditar

Es posible estar firmes. Se requiere ser intencional- “corro, no como a la ventura; peleo, no así, como quien golpea el aire”. Luego, es importante trabajar en las áreas de riesgo: “pongo mi cuerpo bajo disciplina, y lo hago obedecer”. Después, “mirar”, es decir, permanecer vigilantes, y no confiar en ideas equivocadas, como los corintios, que confiaban en su bautismo, y en la participación de la Santa Cena. Finalmente, comprender que el Señor se encuentra próximo al creyente en el proceso de la prueba (1 Corintios 9.24-27).

Nota Doctrinal

¿Se pierde la salvación? Las promesas de Dios son firmes y fieles. El poder de Dios es suficiente para guardar al creyente, y completar en él la buena obra; sin embargo, el texto nos recuerda el ejemplo de los hebreos que cayeron en el desierto sin entrar a la tierra prometida a pesar de haber recibido las promesas y de haber conocido el poder redentor de Dios. La epístola a los Hebreos es un tratado dirigido a creyentes que ya habían experimentado el poder de Dios en su vida (He 2:1-4), pero estaban a punto de perder la fe, y consecuentemente, de no entrar al reposo de Dios. El escritor de Hebreos seguramente razonaba como Pablo.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.