LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Amonestaciones contra la idolatría, 1ª Co 10:1-22

10:6-11 “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.7Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. 9Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. 10Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 11Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”



Pablo cita el relato bíblico para ilustrar las consecuencias terribles del pecado. Los castigos aterradores que Dios les aplicó a los judíos dan pruebas de lo que Dios hará a los trasgresores. Las acciones de los hebreos en el desierto revelaron lo que había en el interior de sus corazones, actuando muchas veces en desobediencia, menospreciando la misericordia y la gracia de Dios,y por eso no entraron al reposo prometido. Ésta es una lección que debían aprender los corintios, pues ellos practicaban los pecados que Pablo a continuación enumera:

Codicia, del griego epithumia (επιθυμια). Aunque se puede usar en un sentido positivo, el término se utiliza mayormente en un sentido negativo (deseos anhelantes) para referirse a los malos deseos de la naturaleza humana, y a desear lo malo intensamente. Pablo se refiere al relato de Números 11:4 y los siguientes versículos que dicen: “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo … y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!” Los corintios muy probablemente habían caído en el mismo sentido: codiciaban la carne de las fiestas idolátricas y en consecuencia las frecuentaban provocando un gran escándalo entre los cristianos.

Idolatría, eidololatria (ειδϖλολατρια). Servir a los ídolos, rendirle culto a los dioses falsos, a los cuales Pablo identifica con los demonios. El apóstol razona la participación en las fiestas idolátricas como el ofrecimiento de la carne a sus dioses, considerando que comían invisiblemente con ellos, y que todos los que participaban de la fiesta realmente participaban con el dios a quien la carne había sido ofrecida en sacrificio. Cuando dice: “y se levantó a jugar”, se refiere no sólo a los ritos idolátricos sino también a los actos de impureza que frecuentemente acompañaba a lo anterior. Se incluían las “danzas” que practicaban en honor de sus dioses.

Fornicación, porneia (πορνεια) significa relaciones sexuales ilícitas. Algunos le dan el sentido más general de inmoralidad sexual. La fornicación es la sórdida historia de los hombres israelíes que cometieron adulterio con mujeres moabitas y adoraron a los dioses moabitas (Nm 25:1-9). El hecho que Pablo mencione “veintitrés mil” en lugar de “veinticuatro mil” (Nm 25:9), que murieron a consecuencia de sus actos pecaminosos, puede indicar que el apóstol citó de memoria o usó un texto distinto.

Probar a Dios, ekpeirazo (εκπειραζω). El necio dice en su corazón “no hay Dios”, y vive de acuerdo a su presunción. Probar a Dios es desafiarle, practicar de manera deliberada lo opuesto a su voluntad expresa. El verbo griego aquí utilizado puede tener una mala o una buena connotación, depende del contexto en que se usa. Con frecuencia en el uso bíblico significa solicitar a una persona que haga el mal. En este sentido Dios ni tienta ni es motivo de tentación, según dice Santiago 1:13. Sin embargo, Dios prueba a las personas y estas pueden ser probadas por sus actitudes y sus hechos.

En cuanto a las tentaciones de Jesús (Mt 4:1-11), puede decirse que fueron pruebas desde la perspectiva divina, y tentaciones desde el punto de vista del diablo. El pueblo de Israel probó a Dios para ver qué tan lejos podían ir en sus pecados sin provocar su ira. Fueron semejantes a los niños que desobedecen a sus padres, con un ojo atento para ver cuántas veces pueden cometer el acto prohibido antes de ser castigados.

Murmuración, gonguzo (γογγυζω). Murmurar es manifestar inconformidad, no abiertamente, sino en voz baja; es hablar mal de alguien a sus espaldas. Parece que los corintios estaban “murmurando” contra Dios y contra su apóstol, por prohibirles participar de las fiestas idolátricas igual que lo hicieron los israelitas en el desierto.

En la actualidad el objeto de la queja puede ser Dios, o la iglesia, o algún hermano.

Para Meditar

Hay ejemplos para ser seguidos, como el presentado por el Señor Jesús, quien dijo: “ejemplo os he dado...” (Jn 13:15), o el de Pablo, quien dice “sed imitadores de mí, como yo de Cristo” (1ª Co 11:1). Otros ejemplos deben ser revisados, para imitarlos. El fracaso de aquellas personas llamadas a ser parte de los grandes propósitos de Dios, quedó registrado para ilustrar con dramatismo lo que puede pasar a quienes menosprecian, o confunden, la naturaleza de la gracia de Dios.

Nota Doctrinal

Este pasaje no contradice la doctrina de la justificación por la fe. Los hebreos fueron salvos de la esclavitud y recibieron las promesas por parte de la gracia de Dios, aparte de todo mérito personal. El pasaje ratifica esta convicción, pues el escritor de Hebreos, dice que no entraron al reposo de Dios por no tener fe. Santiago aclara aún más este asunto al escribir que la fe se demuestra por medio de las obras; la verdadera fe se revela en actos visibles (Stg 2:18-26). El proceder del pueblo en el desierto, su desobediencia y sus pecados recurrentes, demostraron su carencia de fe. Sin fe, es imposible agradar a Dios; el justo vivirá por la fe.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.