LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Somos de Cristo 1 Corintios 3:21-23

3:22,23 “Sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios”.


En el versículo 22 se hace una enumeración de algunas de las cosas que le pertenecen a los Corintios. Pablo pone primero a los líderes, en los que ellos se gloriaban, tanto Pablo el evangelista, o Apolos el maestro, o Pedro el pastor; todos estos están al servicio del Altísimo, no para servirse de la congregación sino para servir a la congregación. (Mateo 20:28)

Enseguida el apóstol enlista algunas cosas que pertenecen a los creyentes:
a. El mundo. Si Cristo es el heredero de toda la creación, el creyente es coheredero con él. (Colosenses. 1:15; Romanos. 8:17)
b. La vida y la muerte. El nacido de nuevo no puede temer a la muerte; porque Cristo venció a la muerte en la cruz del Calvario y resucitó al tercer día con poder y Gloria; por lo tanto, todo hijo de Dios debe afirmar: “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”. (Filipenses. 1:21)
c. Lo presente y lo porvenir. A pesar de las circunstancias adversas de la vida, el creyente debe de disfrutar con fe del presente, y contemplar con gozo el porvenir mediante la esperanza en Cristo. (Filipenses. 4:4)
d. San Pablo finaliza el capítulo afirmando: “Y ustedes pertenecen a Cristo”. No de Pablo, ni de Apolos, ni de Pedro. Los corintios no pertenecen a los maestros con los cuales estaban identificándose y aun posiblemente de otros que les predicaban. Nótese que Pablo nunca dice que “era su Iglesia”, aun cuando fue el fundador.

“Y Cristo de Dios”. Así como los Corintios son de Cristo, el Señor Jesús pertenece a Dios (11:3). Pablo amplía el concepto en el Capítulo 15 de esta primera carta cuando revela algo glorioso: “ Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies…Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos” (15:27,28)

El creyente fue comprado por precio en la cruz. Se refiere a lo que Cristo hizo para redimir a la humanidad mediante el gran sacrificio en la cruz, ya que era el plan del Salvador Divino. (1 Pedro 1:18-20)

Para Meditar

¿Qué nos quiere decir el Señor en este tiempo? Donde está el amor, allí está Dios; pero donde hay odio y divisiones, el trino Dios no puede manifestarse. El que destruye el amor fraternal, destruye la Iglesia, y por tanto el templo de Dios. Ningún edificio puede mantenerse en pie y firme si se le quitan partes o secciones. La mayor debilidad de la Iglesia siguen siendo las divisiones. Esas también la destruyen. ¡Edifiquemos la obra del Señor, a eso fuimos llamados!

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.