LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



1 Corintios 3:5-9 Colaboradores de Dios

3:8-9 “Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.


El que planta y el que riega tienen ambos un mismo propósito, no están compitiendo, y cada uno será recompensado sobre la base de su propio trabajo. La obra de Dios involucra a muchos individuos con una variedad de dones y habilidades. No hay superestrellas en esta tarea, sólo miembros de equipo que desempeñan funciones específicas. Nos convertimos en miembros útiles del equipo de Dios al poner a un lado el deseo de recibir gloria por lo que hacemos. La alabanza que viene de la gente es comparativamente sin valor, la aprobación de Dios es la que cuenta. La mejor recompensa será cuando el Salvador nos diga: “Bien buen siervo y fiel… entra en el gozo de tu Señor”. (Mateo 25:21)

Colaboradores de Dios, Co-laboradores, El prefijo Co, implica en este caso el mismo nivel, la misma autoridad. ¡Qué maravilloso que Dios coloca a sus Obreros en su mismo nivel! Y al mismo tiempo, les deja ser siervos trabajando juntos en un mismo equipo. De la misma manera en que los magníficos edificios de Corinto, tenía inscritos en ellos el nombre de su benefactor, como narra la historia secular, los corintios eran edificio de Dios.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.