LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El precio del servicio de un apóstol 4:11-16

4:11-16 “Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. 12Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. 13Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. 14No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados. 15Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. 16 Por tanto, os ruego que me imitéis”.


Si los creyentes de Corinto querían saber lo que era de verdad servir a Cristo, el apóstol Pablo les proporcionó una lista que podría amedrentar a cualquiera. Qué diferente se ve a los que ahora, en estos tiempos, se acomodan creyéndose grandes en el Reino de Dios.

El apóstol ya tenía su buen tiempo de creyente y servidor, pero, como el mismo dice: “hasta ahora padecemos” y la larga lista es muy gráfica. Un hombre del calibre de Pablo, sufría de lo siguiente:
1. Hambre. (los corintios, habían sido “saciados” v.8).
2. Sed.
3. Desnudez.
4. Bofetadas. En los juicios judíos no era raro ser golpeado por alguno, como en el caso de Jesús ante el sanedrín (Mt 26:67) o el mismo Pablo en Hechos 23:2; sin embargo esto no era lo común en juicios romanos.
5. No tenía una casa fija.
6. Para financiar la obra trabajaban con las manos hasta la fatiga.
7. Era maldecido, a cambio bendecía.
8. Padecía persecución y la soportaba.
9. Difamado y rogaba por quienes lo hacían.
10. Tratado como la escoria del mundo. La palabra “escoria” (gr. perikatharma, aquí se refiere a la mugre que queda después de bañarse o hacerse una exfoliación).
11.Considerado el desecho de todos. La palabra desecho (gr. peripséma) es sinónima de la anterior, restos miserables, sobrantes asquerosos.

Lo triste de lo anterior es que no solo el mundo que no conocía a Dios era quien miraba así a Pablo, sino eso incluía a los hermanos sediciosos de la iglesia de Corinto; algo muy triste pues así se expresaban del hombre que originalmente les habló la Palabra.
Aun con lo doloroso del lenguaje, Pablo parece disculparse por ser tan gráfico y señala “no lo digo para que queden en vergüenza, sino para enseñarles correctamente como hijos a quienes amo” Retomando la diatriba el apóstol aclara que en cuanto a la fe la iglesia de Corinto pudiera tener a muchos que les instruyan o enseñen, maestros en Cristo, sí, pero nunca con la distinción de ser los “padres espirituales” de ellos, y ese título sólo lo podía ostentar el apóstol Pablo quien fue el que les habló la primera vez la Palabra.

No es de ninguna malo que otros construyan o edifiquen también, pero los fundamentos no se deben olvidar. Algunos de los que el mismo apóstol ganó, ahora se decían pertenecer a “un partido” contrario, pero fue Pablo quien los evangelizó primero.

Para Meditar

el apóstol remata con una frase desafiante tanto para ese tiempo como para el actual: “imítenme”. ¿Cuántos pudieran ser tan valientes, hoy día, como para ponerse de modelo digno de imitación? Tal vez muchos, si le agregaran: “Como yo soy de Cristo”. En lo que Pablo indica que debe ser imitado es en esa fidelidad de seguir amando a Cristo y a los hermanos, a pesar de todos los sinsabores y quebrantos.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.