LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El pecado una gran levadura, 5:6-8

5:6-8 “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? 7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 8 Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”.


Pablo reprende de nuevo la mala actitud de los creyentes de Corinto. Aquí les dice “jactanciosos” y en el v. 2 les llama “envanecidos”. Probablemente por las divisiones que había en la congregación. Usando la figura de la levadura al puro estilo del Antiguo Testamento donde siempre se le asocia al pecado, el apóstol regaña a la iglesia por esa jactancia con la que ellos se auto lavaban las manos. Permitir y tolerar el pecado en la iglesia causa un deterioro moral fuerte, la decadencia espiritual sería incontrolable pues no hay orden ni temor de Dios. En poco tiempo la iglesia de Corinto se vería tan corrompida que no habría un rincón sano. Por ello no se debía pensar que “nada pasaba” eso es jactancia destructiva.

Nota histórica

la levadura es una sustancia capaz de producir fermentación en un cuerpo. En el caso del Antiguo Testamento, era una porción de masa agria que se agregaba a la masa para que se leudara. La familia buscaba en cada rincón de la casa para cerciorarse de que no hubiera nada de ella, ni un resto pequeño, pues venía la pascua y en ella no se toleraba la levadura.

La pascua era una de las grandes fiestas judías, se celebraba recordando la salida de Egipto apresuradamente con Moisés. El cordero de la pascua se comía “ceñidos” es decir, con la ropa puestas de pie y a prisa. Si la familia era pequeña y el cordero cocinado muy grande se invitaba a otra familia para compartir pues no debería de sobrar nada. Si sobraba se quemaba fuera del hogar. Como ya se dijo, se buscaba bien la levadura sobrante por toda la casa, hasta con una vela en la mano por los rincones oscuros para sacarla de la casa pues no debería de haber rastros de ella. Pablo usa esta ilustración en este capítulo, algo muy hebreo para gente muy griega; sin embargo, eso demuestra la trascendencia geográfica y atemporal de la carta, pues quien la leía entendía perfectamente bien la figura de la Pascua.

Pablo habla de “limpiarse de la levadura” y convertirse en una “nueva masa”, un tipo de lo que deben ser los creyentes, no permitiendo el pecado en su vida, pues eso es la “masa vieja” que puede leudar sus vidas para mal. “nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” Así que ahora no hay excusa.

Para Meditar

Toda iglesia que no tome medidas contra la inmoralidad sexual, en cualesquiera de sus formas, ya sea adulterio, intimidad sexual fuera del matrimonio, homosexualidad, parejas viviendo juntas sin casarse, o cualquier tipo de faltas relacionadas con vicios; encontrará pronto que esa influencia pecaminosa se propagará por toda la comunidad local y aun por la ciudad, afectando a otras iglesias; que criticarán a la primera o tal vez justificarán sus faltas con ella. Hay demasiados dirigentes de la iglesia que dejan de condenar, en el nombre de Cristo, los hábitos inmorales de la juventud de hoy. Se justifican diciendo: “vivimos en tiempos modernos”, “la sociedad ya no es lo que era antes”.

Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”.

“La levadura” es figurativa desde luego. “Hagamos fiesta”, quiere decir “no en la vieja levadura”, refiriéndose a los pecados cometidos antes de la conversión. “Ni en la levadura de malicia y maldad”, refiriéndose a los caminos del mundo, llenos de perversión y maldad, en los que tristemente algunos todavía transitaban.

Ser sinceros y hablar con la verdad son dos grandes valores de las iglesias cristianas, se debe trabajar en cultivarlas pues son los antídotos en contra de los hongos de la levadura del pecado.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.