LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Los derechos de un apóstol, 1 Co 9:1-27

9:19-23 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. 20Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 21a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. 22Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 23Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.



Libre y esclavo ¿podía ser las dos cosas el apóstol Pablo? El predicaba a las personas de tres culturas: los judíos, los griegos y los romanos, cada uno con su idioma, sus tradiciones y costumbres, su escritura diferente. Los cristianos judíos, vivían bajo la ley de Moisés y los cristianos gentiles vivían libres de la ley de Moisés. La libertad de Pablo era relativa, pues en obediencia a Dios era su esclavo, pero para convivir con todos los hombres era libre. Verdaderamente había sido capacitado por Jesús al cual imitó en servir y no en ser servido. Tomó en forma literal “el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá hacerse su servidor, y que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás” (Mateo 20:25-27).

¿Cómo unirlos en una sola comunidad de creyentes? Una situación en la que predominaba la división y que logró enfrentar gracias a la libertad que poseía. Vuelve a retomar la idea de la libertad con la que inició el capítulo, pero aquí no lo utilizó para explicar sobre la alimentación, sino la libertad que tiene para acercarse a cuatro tipos de personas con diferentes características culturales.

Cuando estoy con los judíos, vivo como judío, para ayudarlos a creer en Cristo.3(TLA), buscaba inicialmente a los de su pueblo, el primer sitio que visitaba al llegar a algún lugar era la sinagoga y ahí empezaba a predicar. Cuando dice que se hace judío, si el era un judío de nacimiento (Fil 3:5) Se está refiriendo que cuando aceptó a Cristo como su salvador, él se convirtió en una nueva criatura, un nuevo creyente. Dejó atrás las tradiciones judías. Sin embargo, para ganar a los judíos se adaptaba a sus costumbres durante su ministerio. Timoteo era un cristiano de buen testimonio y fiel en el trabajo de la iglesia sin embargo por causa de los judíos, Pablo dejó que fuese circuncidado (ver comentario Hch 16:3)

Otro ejemplo: Cuando Pablo hace voto, rapa su cabeza (ver comentario Hch 18:18) en Cencrea, antes de ir a Jerusalén. Buscaba la aceptación de la iglesia de Jerusalén y trató de promover la unidad de los creyentes, invitando a algunos hermanos gentiles de Macedonia, Asia menor y Cesarea a la fiesta de Jerusalén, pues su mayor anhelo era mostrar que no tenía ningún problema en obedecer la ley de Moisés. Sujeto como a la ley para ganar a los que están sujetos a la ley. Aunque ya no estaba sujeto a la ley, esto es, ya no cumplía con los rituales de la ley mosaica, pues su vida había sido completamente transformada; pero para ganar a los que estaban sujetos a la ley, él realizaba el ceremonial como un judío más y el ejemplo de Hechos 21:23,24 (ver comentario) donde estuvo de acuerdo en realizar los votos del nazareato y costear los votos de cuatro jóvenes más, muestra que Pablo obedecía la ley mosaica para ganar a los judíos para el cristianismo.

A los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley”. En esta expresión pareciera decir lo contrario a la que comentó antes, pero estaba ahora bajo la ley de Cristo y no la ley mosaica ya no siguiendo las costumbres dietéticas, los lavamientos y el día de reposo. Podía ir con los gentiles sin ninguna atadura, sin embargo aquí no utilizó la palabra gentiles, sino a los que no están bajo la ley. Porque los gentiles no estaban obligados a circuncidarse, tampoco a hacer tantos lavamientos o a comer solo ciertas cosas, ellos podían comprar el alimento en el mercado sin ninguna prohibición; por lo que Pablo a fin de ganarlos actuaba de la misma forma, no imponiendo cargas judaicas.

Aunque yo mismo no esté sin la ley de Dios sino bajo la ley de Cristo, al pasar tiempo con los gentiles, dejó de practicar las leyes judías. Por lo que al llegar a Jerusalén fue acusado injustamente de conducirse como gentil y de enseñar a los judíos de la dispersión que no circuncidaran a sus hijos, ni a observar la ley mosaica. (Hch 21:21) No buscaba la salvación como la buscaban los judíos por medio de cumplir la ley de Moisés y sacrificios de machos cabríos. Al recibir la salvación en Cristo, dejó de ver la ley como el camino a la salvación, si la guardaba frente a los judíos sólo lo hacía como una gratitud al Señor. Cristo con su muerte en la cruz del calvario dejó sin efecto la ley de los sacrificios. Sin embargo, si el creyente está bajo la ley de Cristo sin dificultad puede cumplir la ley de Dios y obedecer su voluntad. El misionero que va a otras culturas y religiones siempre debe saber que hay un limite a su flexibilidad para ganar las almas de los perdidos.

Me he hecho débil….para ganar a los débiles. Estos son los de conciencia débil, los corintios que necesitaban del consejo y ánimo que el apóstol les pudiera ofrecer. Al inicio de la carta Pablo les escribió: Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes. …Dios eligió a los que, desde el punto de vista humano, son débiles, despreciables y de poca importancia, para que los que se creen muy importantes se den cuenta de que en realidad no lo son.4 1ª Corintios 1:26-28.

Pablo conocía que eran débiles en lo económico, y por ello afirma “a los débiles me he hecho débil, porque los débiles necesitan ser ayudados por los cristianos fuertes en Cristo. Aunque Pablo era una persona letrada de buena familia (fariseos), no le apenaba ni se sentía inferior al ponerse las ropas de trabajo para fabricar tiendas (Hch 18:1-4) En Corinto la alta sociedad podía despreciar a Pablo porque consideraba que los que trabajaban en talleres eran personas indignas, pero la mayoría de las personas pertenecientes a la clase baja o trabajadora con alegría escucharía su mensaje. En Romanos 1:1,2 Pablo menciona que por amor a un hermano débil, uno se abstenga de comer el alimento acostumbrado y si el hermano come verduras eso sea lo que se coma. Buscaba identificarse con cada uno de los perdidos, pues su propósito siempre fue ganar las almas para Cristo.

23Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él. Dentro de Pablo había un fuego ardiendo que le hacía llevar el evangelio a cualquier parte, no importando si tenía que hacerse a una sociedad baja o tenía que predicar a jueces y magistrados, a hombres y mujeres; no hacía acepción de personas, quería que todas fueran al conocimiento de Cristo.

3 Sociedades Bíblicas Unidas. (2002; 2003). (1 Co 9.20). Sociedade Bíblica do Brasil.

4 Sociedades Bíblicas Unidas. (2002; 2003 (1 Co 1.26–28). Sociedad Bíblica do Brasil.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.