LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

Colosenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



La venida del Señor, 4:13-18.
4:13 “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza”


IMPORTANTE NOTA ESCATOLÓGICA

Pablo aborda desde este versículo (4:13) un importantísimo tema, que se prolonga por el resto de la Epístola. Y luego lo continúa en la segunda Carta (Caps. 1 y 2) que tuvo que mandar con urgencia, dado que se habían levantado malentendidos.

Lo que fue controversial en esos días, resultó en una maravillosa información para las generaciones futuras. Ofrece luz sobre los siguientes puntos:
-Los cristianos que han fallecido.
-Los cristianos que vivan en la venida del Señor.
-La manera cómo ocurrirá el arrebatamiento.
-La permanente unión con Cristo.
-EL DÍA DEL SEÑOR, un extenso período, que comienza después del arrebatamiento y concluye al final del milenio. (leer nuestro comentario en la segunda Epístola, a los Tesalonicenses).


Nota Doctrinal

“acerca de los que duermen”, el uso del término “dormir” para describir a la muerte es una expresión figurativa y un eufemismo, (modo de expresar con suavidad cierta idea) para enfatizar el hecho de que la persona muerta, todavía vive. W.E. Vine amplía diciendo: “que al igual que el que duerme no cesa de existir mientras su cuerpo duerme, así también la persona muerta continúa existiendo a pesar de su ausencia” (Diccionario Expositivo del N.T). Cuando los justos mueren van inmediatamente a estar en la presencia de Cristo Jesús. Pablo en Filipenses 1:23, menciona su “deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”. Y escribiendo a los corintios en 2 Co 5:8, esperaba en su muerte, ir de inmediato a la presencia del Señor: “Pero confiamos y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”

La historia que el Señor Jesús narra, confirma lo antes dicho : “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el hades alzo sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno” (Lc 16:22,23). Esta historia declara que los que mueren están conscientes de lo que sucede a su alrededor.

Hay una razón para explicar lo dicho sobre los muertos en Cristo: “para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.” Los que se encuentran sin Cristo no tienen expectativas de vida después de la muerte, viven en temor.


Nota histórica

Los siguientes son pensamientos de hombres impíos que disertaron sobre la muerte: Esquilo escribió: “Una vez que un hombre muere, no hay esperanza de que resucite”. Teócrito dijo: “Mientras hay vida hay esperanza, pero no la hay para los muertos”. Y Catulo: “Una vez que se oculta nuestra breve lumbrera, no nos queda más que una perpetua noche en la que no podemos hacer más que dormir”. Nótese la gran diferencia con los conceptos cristianos.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.