LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

Colosenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



La vida que agrada a Dios, 1 Ts 4:1-12
4:7,8 “Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 8Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.”


Pablo les recuerda a los hermanos en Tesalónica quién los ha llamado y de dónde les sacó. La palabra “inmundicia” (griego: acatarsia) significa impureza, suciedad, corrupción, depravación3. En el instante que ellos se entregaron a Cristo Jesús, Dios, el Padre Celestial, les transformó espiritualmente, sacándoles de esa vida depravada en la que vivían. Dios ahora, demanda al creyente consagración y dedicación total. Solo así puede el cristiano corresponder al amor de Dios, no por obligación, sino como un acto de agradecimiento por haberle trasladado de las tinieblas a su luz admirable (1 P 2:9).

Nota devocional. Solo estando en Cristo Jesús, por la transformación hecha, el ser humano es más sensible a las necesidades de los demás. El empleador, que es creyente, entenderá las necesidades del empleado; y el empleado creyente estará más comprometido con su patrón para que la empresa crezca. Dios ha sacado a muchos de su vida pasada, para trasladarlos a su luz admirable, y así poder anunciar al mundo las virtudes de Dios Todopoderoso (Romanos 8; 1ª P 2:9-10)



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.