LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



El ministerio de Pablo (1 Ti 1:12-20).

1:18-20 “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.”


“Conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti”. No fue solo en una ocasión, sino que en repetidas ocasiones y por diferentes siervos, el Espíritu Santo ratificó el distinguido ministerio que había deparado para Timoteo.

“milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia”, como pastor de la iglesia, Timoteo debía mantener en alto la verdadera fe apostólica contra las falsas doctrinas que se iban introduciendo en la iglesia. Escribiendo a los corintios, Pablo desafía: “pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” (2 Co 10:3,4) y también le recuerda a Timoteo en su segunda carta: “ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado” (2 Ti 2:4)



Para Meditar

es triste, pero hay que decirlo, en muy poco tiempo se pueden olvidar doctrinas y dejar de practicar principios y vivir conductas. El pueblo de Israel es un ejemplo de esa nociva realidad. Apenas transcurrían unos años y dejaban de guardar la ley de Dios y se iban tras “dioses ajenos” (2 R 17: 7-23 y muchos otros pasajes). Hoy se van tras “dioses ajenos”, los creyentes que por incredulidad dejan de tomar en serio las verdades bíblicas y sus promesas; y les resultan más atractivas las realidades del mundo que las realidades del reino celestial; y se vuelven más tolerantes hacia las diversas formas de pecado.

“naufragaron en cuanto a la fe algunos…Himeneo y Alejandro”. La enseñanza falsa de Himeneo se describe en 2 Timoteo 2:17,18 en donde se dice que “su palabra carcomerá como gangrena” (se agrega a Fileto, otro “náufrago”) “diciendo que la resurrección ya se efectuó y trastornan la fe de algunos”. Posiblemente agregando que la resurrección tenía tan solo un sentido alegórico o espiritual. (la enseñanza gnóstica concebía la resurrección alegóricamente, como referida a una iniciación en la verdad o iluminación que tiene lugar en el bautismo).{B.de estudio Ryre Pg.1232}. Pablo advierte varias veces a Timoteo de la terrible posibilidad de la apostasía, la cual amplía con muchos detalles en el capítulo 4:1-5 y comentarios semejantes en 5:11-15 y 6:9,10

Texto Controversial

: “a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.” Esta declaración y la de 1 Corintios 5:5 se han prestado a muchas interpretaciones y aplicaciones, cuando se juzga a individuos que hacen daño en la iglesia local, o en la iglesia en general enseñando doctrinas herejes, que apartan a muchos de la verdadera fe.

Es probable que la acción de Pablo implique que se excomulgó a esos dos hombres de la iglesia. La salvación y la unión con el cuerpo de Cristo (la iglesia) protegen al creyente del poder de Satanás. En cambio, al ser expulsado pone la vida en peligro del ataque destructivo del malvado (Job 2:6,7; 1 Co 5:5; Ap 2:22). La disciplina eclesial sirve para llevar a la persona al arrepentimiento, a la fe verdadera y a la reconciliación con Cristo. (la B.de Estudio Pentecostal Pg.1738)

El propósito de la expulsión no era el de destruir al hombre, sino salvarlo. Pablo desea que el hombre sienta tanta angustia que se arrepienta y abandone su camino malvado. 1 Corintios 5:5 menciona que el hombre “sea entregado a Satanás para destrucción de la carne”. Eso puede indicar que Dios le permite al enemigo afligir al hombre en su cuerpo, con la esperanza de que tal aflicción lo lleve al arrepentimiento. (Biblia de estudio NVI Pg.1826).

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.