LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Advertencia contra falsas doctrinas (1 Ti 1:3-11).

1:5-7 “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman.”


“El mandato” del Ápóstol a los gentiles es producto de “el amor nacido de corazón limpio”; una sinfonía, eco de las enseñanzas del Señor Jesús, parafraseadas por el escritor en cada documento. El amor es la substancia que guía la vida, puesto que en el amor es donde se cumple la ley,.3

“Corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida”. Este listado, es más una cadena consecutiva ascendente, al citar primeramente el corazón, hace entender la idea del comienzo regenerativo interior, esta progresión era típica de la cultura helénica en la que se movían los judíos fuera de Israel, y en este caso reforzaba la concepción judía que consideraba al individuo como una unidad, un gran todo. Una vez que el interior comienza a ser purificado, la mente del hombre es saturada de una sana conciencia, que le permite tomar las mejores y más puras decisiones. Al poseer un interior purificado, que le permite tomar las decisiones saludables, el individuo está listo para desarrollar una fe permanente, “no fingida”.

“De las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería”. Esta cláusula alude a individuos que cambiaron el rumbo de vida, erraron la mira hacia el verdadero destino, hombres que nunca llegaran a la gloria, por sus razonamientos cerrados; llegando a disputas sin sentido, en los cuales su sabiduría los llevó por rumbos que difieren del estilo de vida correcto del creyente.

“Queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman”. Esta frase es una sátira paulina, aludiendo a las actitudes de algunos en la iglesia, que querían mostrar una erudición que no tenían, afectando la vida de los creyentes sencillos que seguían en forma regular la revelación bíblica, enseñada por los maestros correctos.


Para Meditar

tristemente esta situación percibida por Pablo en la iglesia de Éfeso, no es privativa solamente de aquella noble congregación, sino que aparece con frecuencia en todas las iglesias. Surgen creyentes, que por su formación académica tienden a interpretar ciertos textos, siguiendo los pensamientos erróneos de este siglo, olvidando los principios hermenéuticos de que “la biblia es su propio intérprete” y que “la Escritura debe ser explicada por la Escritura”. En otras palabras, cuando se usan palabras o versículos, arrancados de su conjunto, no permitiendo a la Escritura explicarse a sí misma, se puede encontrar apoyo para cualquier desviación. Así lo han encontrado, entre otros: los comunistas, los militaristas, los espiritistas, los papistas, los incrédulos burladores, los ruselistas/Testigos, los mormones, etc. etc.

3Mateo 12:30,31.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.