LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Advertencia contra falsas doctrinas (1 Ti 1:3-11).

1:8-11 “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.”


“Pero sabemos que la ley es buena”.

El propósito del Señor Jesús, es que se cumpla principalmente el requisito espiritual de la ley de Dios, en la vida de sus seguidores (Ro 3:31; 8:4). La ley que el creyente está obligado a guardar consta de los principios éticos o morales del Antiguo Testamento (Mt 7:12; 22:36-40; Ro 3:31; 8:4), como también las enseñanzas de Cristo y de los apóstoles (Mt 28:20; 1 Co 7:19; 9:21; Gá 6:2). Esas leyes revelan la naturaleza y la voluntad de Dios para todas las personas y todavía se aplican. Las leyes del AT que se aplicaban directamente a la nación de Israel , tales como las de los sacrificios, las ceremoniales, las sociales o las civiles, ya no son obligatorias (Heb 10:1-4) (Biblia de Est. Pent. Pg. 1283).

La lista de faltas castigables, que hace Pablo, están violando las leyes del AT las enseñanzas de Cristo y de los apóstoles, así como las leyes civiles, y son castigadas según las leyes de cada nación. Romanos 13: 1-6

“la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”.

Puede observarse que, en esa lista algunas faltas son castigadas por las leyes penales del país y otras por las leyes eclesiásticas de la iglesia.

Los individuos irreverentes son aquellos que no respetan la ley y los ritos que fueron dictados por los judíos, y el término profanos, se aplica a los individuos que participan en los ritos litúrgicos, buscando beneficio de ello.4 Como si el listado no fuese suficiente Pablo coloca a estos hombres a la par de los asesinos de sus padres y asesinos de sus madres, así como criminales, prostitutos y prostitutas de los dioses, hombres que participan en ritos sexuales, los que proveen esclavos, además de los que tuercen las verdades, o las cambian a voluntad para favorecer a terceros.

“y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.”.

El Apóstol dejó abierta la puerta para que se señale enérgicamente “todo lo que se oponga a la sana doctrina”, tanto como pudo haber ocurrido en su tiempo y como en forma abrumadura ha sucedido a través de los siglos. Esta expresión es semejante a la que hizo al final de la horrible lista de “obras de la carne” en Gálatas 5:19-22: “y cosas semejantes a éstas”


4Dentro de la liturgia del siglo primero, los sacerdotes robaban a los devotos, tomando las ofrendas y llevándola a los vendedores, haciendo de esto un círculo completo. Adolfo Roitman, Rituales judíos del primero Siglo.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.