LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Requisitos de los diáconos, 1 Timoteo 3:8-13

3:8-13 Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.


“no dados a mucho vino”, es una ordenanza que ha sido mal interpretada, a fin de dar respaldo a la posibilidad de tomar “algo de vino”. En muchos círculos cristianos, no pentecostales, hacen real esa práctica en sus fiestas y aún en la vida diaria, escuchando los anuncios mundanos de que el vino es medicinal, y aun tergiversando el consejo dado por Pablo a Timoteo, de que tomara un poco de vino a causa de sus enfermedades. (1 Tim 5: 23). Es claro que Timoteo no tomaba ninguna clase de vino, si no, Pablo no le habría dado ese consejo. El agua de Efeso, en donde era pastor, era alta en alcalinidad y le había dañado el estómago. En el versículo 3, Pablo marca a los obispos la orden de “no dados al vino”. Por extensión, aplicable a los diáconos.

“Los diáconos asimismo deben ser…”

Los vocablos diácono y diaconisa, se derivan del griego diákonos, que se traduce como siervo, principalmente. En algunas partes se traduce también como servidor o ministro. El vocablo diákonos, aparece unas treinta veces en el NT. Si se le agrega diakonía=ministerio, llegan a unas 70 ocasiones. Las ocasiones en que se usan son muy variables y se utilizan en diversas circunstancias.

1 Tesalonicenses 3:2 traduce diákonos, como servidor. Lo aplica a Timoteo.
Hechos 19:22, usando diákonos, llama “ayudantes” a Timoteo y Erasto,
Mateo 22:13, traduce diákonos, como los que servían al Rey.
Colosenses 1:7, diákonos aplicado en Erasto, lo elogia como un fiel ministro.
Colosenses 1:23, traduce diákonos, en Pablo ministro del evangelio.
Filemón 1:13, le aplica diákonos, a Onésimo, como un servidor.

Consultar Teología Práctica Pastoral, por el Dr.Teófilo Aguillón, sobre el tema de diáconos y diaconisas (págs.82-91) Ed.Vida, 2001.

Nota importante: la palabra diákonos, que se aplicó a los 7 servidores en Hechos 6: 2, cuando comenzaba la iglesia y luego en todas las demás ocasiones que se mencionan en el recuadro, revelan un uso generalizado como servidores, ayudantes o aún ministros. No eran todavía diáconos en el sentido posterior como oficiales de la iglesia, que se citan aquí en 1 Timoteo 3:8 Debe decirse también que el vocablo “diákonos” se aplica a una persona que brinda un servicio por su buena voluntad, a diferencia de “doulos”, que se refiere a un siervo en esclavitud. Comparando esta carta de Pablo a Timoteo, que es una de las últimas cronológicamente, con las restantes, se percibe una organización interna de la Iglesia más desarrollada. Donde se iban formando Iglesias locales, se iban nombrando responsables, cuya misión principal era cuidar esa comunidad, como un pastor cuida su rebaño (Hch 20:28). Los títulos que expresan mejor esta función de «pastores responsables», son justamente los títulos de obispo y diácono. Es interesante que en la segunda carta escrita a Timoteo y la escrita a Tito no se menciona el término “diácono”. El ministerio y la función de éstos al parecer no están definidos concretamente. Los requisitos sí son muy semejantes a los de los diáconos. Los diáconos asimismo deben ser…
honestos, (honorables) dignos de honra, serios, objetivos, veraces.
sin doblez, (sinceros) de una sola palabra, confiables.
no dados a mucho vino, (no dados al vino, como se pide a los obispos)
no codiciosos de ganancias deshonestas; (mal habidas)

que guarden el misterio de la fe (que conozcan la doctrina)
sean sometidos a prueba primero, (ver nota en 3:6, para los diáconos)
y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.(ver nota 3:2)
Los diáconos sean maridos de una sola mujer, (ver 3:2,para diáconos)
que gobiernen bien sus hijos y sus casas. (ver nota 3:4, para diáconos)

“Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo”.

Aquí surgen dos opiniones. Los que piensan que estas “mujeres” son las esposas de los diáconos y quienes piensan que se refiere a mujeres diaconisas. Dado que, en las congregaciones cristianas, las mujeres han sido mayoría en una proporción de 60% damas a 40% varones, bien pudiera referirse a los requisitos de las diaconisas. Algunas versiones bíblicas cambian “no calumniadoras”, por “no chismosas”, queriendo decir que no hagan públicas las confidencias recibidas en su ministerio. Romanos 16:1 menciona a la diaconisa Febe, como muestra de que ya habría otras en las iglesias.

Para Meditar

el rol de las mujeres es muy importante, dado que ministran en áreas donde los hombres no podrían hacerlo. Por ejemplo, el cuidado de las mujeres enfermas, la preparación de las mujeres antes y después del bautismo, la visita periódica a las hermanas mayores, la presentación y cuidado de los elementos para las Santa Cena. Nadie mejor para esas funciones, que hermanas nombradas diaconisas por la congregación.

La mayoría de las iglesias deben incluir a las diaconisas como parte de los cuerpos directivos, llámense Junta de Oficiales, Junta de diáconos, Cuerpo Ejecutivo, Junta administrativa etc. tomando en cuenta lo que se dijo antes, sobre el porcentaje mayoritario de las mujeres en las iglesias.

Para ambos sexos, Pablo termina insistiendo: • los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. Pablo declara que el Señor también tiene recompensas para todos. Los diáconos “ganan” y son promovidos. El diácono Esteban, llegó a ser un gran predicador, y el primer mártir de la iglesia, pues con su erudición desafió al Sanedrín Judío. El diácono Felipe se convirtió en evangelista y plantador de iglesias, y Dios le bendijo con 4 hijas fieles que sirvieron al Dios de su padre. El libro de los Hechos les dedica un incomparable espacio: Hechos 6:1-6; 7:1-60; 8:5-40 21:8,9. Muchos diáconos y diaconisas, se han convertido en prósperos pastores. El cristianismo trajo la emancipación de las mujeres, las liberó de una especie de esclavitud. Pero, la Iglesia tenía que establecer ciertas reglas, para posiciones de liderazgo (honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo). Usando su libertad sabiamente, fue como las mujeres llegarían a tener la posición respetable en la Iglesia, que hoy en día tienen, y que se va acrecentando en nuestro tiempo.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.