LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios



Ministros del Nuevo Pacto, 2 Co 3:1-18

 3:7-9 “Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, 8¿cómo no será mas bien con gloria el ministerio del espíritu? 9Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación”.


En estos versículos Pablo ofrece dos contrastes entre los ministerios: primero de la letra y del espíritu; segundo contraste, entre la condenación y la justificación.

El “ministerio de muerte” se refiere a la ley. Esta señalaba a los hombres los deberes que debían de cumplir y también establecía penalidades para los infractores. Como el hombre está inclinado al pecado y continuamente lo cometía, esa ley era para él un “servicio” de muerte. La función de la ley era la educación del sentido moral del hombre. Gálatas 3: 24 nos dice: “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe”.

La ley era la niñera moral del hombre, pero conducía a muerte, pues a menos que fuera guardada, la relación de Dios con los hombres estaba cortada, según nos dice Romanos 7:9-11: “Y yo sin ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mi me resultó para muerte; porque el pecado tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató”.

Los diez mandamientos fueron escritos en piedra y con gloria, es decir, llenos de esplendor. El apóstol hace referencia a los truenos, relámpagos y apariciones luminosas que sucedieron cuando se dio la ley, de tal forma que el propio cuerpo de Moisés participó del esplendor de la gloria de Dios. Ante esto, los hijos de Israel no pudieron ver el rostro de su caudillo y para ocultarlo tuvo que usar un velo. Éxodo 34:29 describe este momento: “Y aconteció que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, al descender del monte, no sabía Moisés que su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios”. En el versículo 33 se nos dice que Moisés tuvo que poner en velo para cubrir su rostro. Sin embargo, el esplendor no perduró por mucho tiempo. Esto habla de la transitoriedad del viejo ministerio hasta que llegara el nuevo (Gá 3:19).Desde luego, el antiguo Pacto, por el que Dios demostró la impotencia del hombre para cumplirlo, estuvo acompañado de gloria, pues tenía un origen divino.

Pablo lanza esta pregunta: ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? (el ministerio del espíritu, es el término que Pablo usa como equivalente a Nuevo Pacto) ministerio, para la administración del evangelio que revela el verdadero sentido espiritual de la ley, ¿no será más bien con gloria? Este ministerio tiene a Dios como su Agente activo, su Espíritu dentro del corazón del hombre. En 2 Corintios 4:6 dice: “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”. Éste no está escrito en tablas de piedras, sino en el corazón mismo del hombre. Éste no mata, sino da vida.

El siguiente ministerio que compara, es el de “condenación contra justificación”. La ley, menciona el pecado y lo condena a su justo castigo, la ley no solo mata sino condena al transgresor. En cambio, “el servicio” de justicia, es decir, el evangelio cuya gran función es proclamar la doctrina de la justificación y mostrar que Dios puede ser justo y a la vez el Justificador de aquel que cree en Jesucristo. Romanos 3:28 dice: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”. Y en Gálatas 2:16 se dice: “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado”. Como se observa este ministerio iba ser aun con más gloria que el anterior.  

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.