LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios



Viviendo por la fe 2 Co 4:7-18

4:11-14 “Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. 12De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida. 13Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos, 14sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros”.


Pablo señala que la vida del ministro en particular (y el creyente en lo general) está entregada a muerte por causa de Cristo, es decir, que el proceso de morir es diario y continuo para que también la vida de Jesucristo sea manifestada en la carne mortal, el cuerpo.

Algunos eruditos mencionan que Pablo se refiere a los opositores cuando dice: “y en vosotros actúa la vida”. Pero es más probable que se refiera a los propios corintios ya que ellos son los benefactores de la vida, al actuar la muerte en Pablo. El apóstol imita el renunciamiento de su Salvador, su abnegación por los suyos hasta la muerte. Nuestro Salvador se comparaba con el grano de trigo que no puede llevar fruto sino muere (Jn 12:24). Pablo consiente en sufrir todo hasta la muerte gradual a la que se había consagrado, con tal que sus hermanos recogieran los frutos de regeneración y de vida eterna.  

Para Meditar

El mismo Espíritu de fe que operaba en el rey David, estaba en el apóstol Pablo: “Creí, por lo cual hablé” (Salmo 116: 9,10), cuando Dios lo había librado de la muerte y sentía la seguridad de un día “andar delante de Jehová en la tierra de los vivientes”. Igual que David, nosotros también creemos que recibiremos el cumplimiento de todas las promesas de Dios y caminos completamente convencidos de la verdad de nuestras convicciones cristianas, hablamos y testificamos que nuestra liberación procede de Dios.

Teniendo en cuenta la certeza de la esperanza de la resurrección Pablo dice: “sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús”. Así como el cuerpo de Cristo fue resucitado de los muertos por el poder del Padre, así cada creyente será levantado con Jesús.

Nota Doctrinal

La resurrección de Jesucristo es un evento innegable, aunque algunos deseen negarlo. Pablo dice: “Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe” (1 Co 15: 13,14). La resurrección de Cristo es parte importante de la fe en la revelación, en lo que dice “el libro de Dios”.

Dios Padre levantó el cuerpo de Jesús de la tumba como estaba profetizado (Job 19:25,26; Salmo 49:15) y Él mismo levantará a cada creyente. En 1 Tesalonicenses 4:14,16 y 17 dice: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. … Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.