LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios



Somos templo del Dios viviente 2 Corintios 6:14-18

6:16-18 “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. 17Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.”


Es evidente por los relatos paulinos, que los creyentes nacidos de nuevo, por ser Templo de Dios y del Espíritu Santo (Jn 14:23; 1 Co 6:19), no los puede poseer un demonio. Los ídolos, en los dos testamentos, representaban a los demonios o eran asiento de demonios (Dt 32:17; 1 Co 10:20,21). La peor forma de profanar el nombre del Señor era erigir ídolos en el templo de Dios (2 R 21:7) El apóstol les habla los corintos citando a tres profetas registrados, que a su vez parafrasearon a Moisés.

• La primera cita referenciada por el escritor es la del profeta Ezequiel (37:26-27), citando a su vez el libro de Levítico (26:12) “como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo”. Para aludir a la constante permanencia de Dios; en este caso Jehová ya no caminaría con el pueblo de Israel, sino que avanzaría morando firmemente al costado de la Iglesia fundada en Jesucristo. Siendo Él su único Dios, y la iglesia propiedad suya, al haber sido comprada a precio de sangre.

• La segunda cita que presenta el Apóstol Pablo, es la del profeta Isaías (52:11) que en su tiempo citó el libro de Números 33:52 el cual fue escrito por Moisés; 17Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré”, hablándoles del pacto dado a ellos, para que fueran obedientes “saliendo de en medio de ellos” (de la tierra de Egipto) y apartándose de las distintas naciones (de todas las naciones por igual).

• Termina el v.17 con una tercera referencia del mismo profeta Ezequiel (20:33,34; 37:27) como advertencia para no manchar las vestiduras blancas, “Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré”, expresión que conduce a pensar en la importancia de presentarse ante el santuario con vestiduras pulcras.4 Pero desde luego en un sentido espiritual para todos los tiempos, el creyente se ve invitado a guardar su vida toda, porque él es el santuario.

• La tercera cita que presenta el apóstol Pablo es la del v.18 en el cual usa la hermosa promesa dada por Dios a David en 2 Samuel 7:14 y 1 Crónicas 7:14, que uno de sus hijos construiría el gran templo de Jerusalén: “Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.” . Es decir, la ratificación del cariño paternal, a los hijos que obedecen y honran a sus padres.

Figura que emplea el hombre de Tarso5 para hablar del proceso de adopción por parte del Padre para con el creyente que reconoce que solo a través de Cristo puede llegar a Él. La segunda parte de ésta es la expresión “Y vosotros me seréis hijos e hijas”, la cual posiciona al creyente como hijos que adoptan al Padre celestial como su padre, al haber muerto al mundo y nacidos de nuevo, con lo que adquieren el valor y derechos de un hijo. Juan 1:12 lo declara hermosamente: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, los no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”

Concluye con el “hebraísmo” más común de todos los tiempos, cita mencionada por los profetas y predicadores de todas las edades, “dice el Señor Todopoderoso”, la mención por parte del apóstol Pablo, es el nudo completo. Como si todo el discurso presentado por el predicador hubiese sido dada por el mismo Dios que hablo a Moisés desde una zarza; el mismo Dios que le permitió ver parte de la gloria; el mismo Dios que le había cegado y cautivado el corazón.

Para Meditar

el profundo amor y cuidado de Cristo, no permitirá que nadie más ocupe el centro de la vida de los que con amor eterno compró. Al haber sido arrebatado de la muerte el creyente adquiere el compromiso de rendir su vida como tributo al Eterno Dios. Presentándose constantemente como sacrificio vivo, santo, agradable, como un culto racional.

El cristiano debe ser consciente que al momento de su conversión la naturaleza cambia de un estado de vaciedad; pasa a ser un ser completo, portador del Espíritu Santo. Siendo así, Dios camina al lado del creyente, socorriéndole en todo momento.

4 Aseado, esmerado, bello, bien parecido.
5 Siempre que veas esto, nos estamos refiriendo a Pablo, Tarso es la Ciudad natal del Apóstol.



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.