LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Escogidos para salvación, 2 Ts 2:13-17
2:15-17 “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra”.


Pablo les exhorta a “ estad firmes y retened la doctrina que habéis aprendido”. La palabra “retened” en el griego es una palabra enérgica que significa: tener algo magistralmente asido. La doctrina no es algo que los hombres hayan creado, sino lo que fue enseñado por el mismo Dios y Señor Jesucristo. La doctrina “sana” es vital. Hechos 2:42 dice: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. La iglesia primitiva se caracterizó por cuidar la doctrina. Los tesalonicenses debían rechazar las enseñanzas de todo aquel que deseara presentar sus filosofías, teorías o creencias y desviarlos de la “Palabra del Señor”.

Esta doctrina les había sido anunciada, por los apóstoles, por medio de predicación, conversación privada o por cartas (1 Co 11:2; 2 Ts 3:6; Ro 6:17; 2 Ti 1:13), como la Primera Carta a los Tesalonicenses, que les envió.

Sus palabras finales, en este capítulo, son una oración. Estas tiernas palabras de consuelo y esperanza debían penetrar en sus corazones como un rocío refrescante. Primero reconoce lo que Jesucristo y el Padre celestial han hecho por ellos:

• les ha amado (Jn 3:16);
• les ha dado “consuelo eterno”, que es la motivación y fortaleza, para que en los momentos difíciles y de tristeza, la fe no se termine;
• les ha dado la “buena esperanza por gracia”. Esta esperanza del evangelio es la resurrección del cuerpo y su glorificación eterna, pues el alma regresará a esta tierra (en el arrebatamiento) para recoger el cuerpo. Que sus cuerpos serían glorificados y entrarían a la gloria de Dios por la eternidad. Estas obras aún estaban en el futuro, pero son seguras por la Palabra de Dios.

Segundo, pide dos cosas a Dios y al Señor Jesucristo: “conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra”. Consuelo y conforte provienen de la misma palabra griega: parakaleo, y sugieren la obra del Espíritu Santo quien es nuestro Consolador (Jn 14:16).

Ambas acciones logran el propósito de Dios para nuestra vida:
• Primero, conforte: guarda nuestras almas bajo la influencia del Espíritu Santo, y nos inyecta valor en la mente y voluntad.
• Segundo, confirme: tiene la idea de “fuerza”. Pablo pide que los tesalonicenses sean fortalecidos para permanecer firmes en el llamamiento que Dios les ha dado.

Pedro, el apóstol, dice en su carta: “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfecciones, afirme, fortalezca y establezca” (1 P 5:10).

El Espíritu Santo, quien es nuestro Consolador, viene a nuestras vidas para que estemos reanimados ante las vicisitudes de la vida, confortando y confirmando los corazones de cada hijo de Dios.

“buena palabra y obra”. El resultado del consuelo del Espíritu Santo en la vida del creyente es que tendrá un testimonio cristiano palpable, conmovedor y vivirá una vida fiel a Dios, hasta su muerte o el arrebatamiento de la iglesia.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.