LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



SEGUNDA EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A LOS TESALONICENSES

Introducción


Dicen que la información es poder. Pero no siempre toda la información es tan leal como debería serlo. Porque no todo lo que se escucha, hoy en día, es correcto. Y esa es la razón por la que hay que estar atentos siempre ante un mundo cada vez más confundido. Sobre todo, si se trata de temas relacionados con la escatología, que llama la atención a miles de personas en el mundo. Hoy en día todos creen saber algo, y con la facilidad que se tiene de compartir en las redes sociales, se hace y se dice cualquier cosa impactante para conseguir seguidores. Claro está, olvidándose muchas veces del contenido bíblico, o peor aún, deformando y torciendo la verdad de Dios indiscriminadamente.

El creyente no debe dejarse llevar por tales errores. Al contrario, debe conocer la Escritura y estudiarla para no caer en las mentiras del diablo. Las dos cartas a la iglesia de los tesalonicenses dan respuesta a muchas inquietantes cuestiones escatológicas. A continuación, un breve resumen sobre la Segunda. Tesalónica fue capital de la provincia romana de Macedonia y una de las ciudades más importantes de la época, además fue puerto, y llegó a ser conocida como “La madre de toda Macedonia”. Es interesante recalcar que era una ciudad de origen griego dirigida por sus propios oficiales. Cabe destacar que estaba situada frente al Mar Egeo, y al lado de una magnifica llanura. A la vista estaba el famoso Monte Olimpo, “hogar de los dioses griegos”, en su mitología. Las competencias deportivas que se efectuaban en la región, eran muy concurridas en la antigüedad. Al actualizarse en 1896 dieron origen al nombre de “Juegos Olímpicos” que se celebran en la actualidad cada 4 años con la participación de casi todos los países del mundo. Pablo hace mención en su segunda carta a los Corintios 9:24-26, de las carreras en los estadios, la lucha (greco-romana, tal vez), las coronas con las que se premiaba a los ganadores, como algo que era del conocimiento de todos. Y con una espiritual invitación a llevarse siempre el premio.

Tesalónica contaba con una población aproximada de 200,000 habitantes, entre los que se contaba una gran e influyente población judía.

La iglesia de Cristo, comenzó a formarse alrededor del año 51 d.C. durante el segundo viaje misionero del apóstol Pablo. Un buen grupo de judíos creyeron y también muchos gentiles griegos y mujeres de recursos en la comunidad. Las Escrituras mencionan a Jasón (Hch 17:4,5) Gayo (Hch 19:29) Aristarco y Segundo (Hch 20:4).

Leyendo el relato que ofrece el libro de los Hechos y las alusiones en las dos Cartas se observa que el proyecto misionero del apóstol Pablo y su distinguido equipo, encontró hostilidad por parte de los judíos incrédulos al mensaje salvador (Hechos 17:1-9). Pablo se vio forzado a huir de noche a Berea, en donde fundó otra iglesia.De allí, ante el hostigamiento sembrado por estos mismo judíos de Tesalónica tuvo que ser embarcado por los nacientes hermanos, hacia Atenas en donde predicó uno de sus más famoso mensajes. (Hechos 17:22-31). Finalmente, se asentó por un buen tiempo en la famosa ciudad de Corinto, desde donde escribió las dos cartas a los tesalonicenses por el año 51 d. C.

Desde ahí Pablo envió a Timoteo para conocer la situación en Tesalónica. Su primer informe fue alentador. Los judíos habían padecido persecución, pero ellos habían logrado ser perseverantes en el evangelio. Su fe estaba muy fortalecida y además se estaban extendiendo por toda Macedonia con éxito. En su primera carta, Pablo le escribe a la iglesia para animarlos y dar profundas enseñanza que han sido sumamente importantes para la cristiandad, especialmente los capítulos 4 y 5, de 1 Tesalonicenses. No obstante, en esta segunda carta les escribe para corregir algunos malentendidos sobre el tiempo del fin y para identificar falsas enseñanzas que se habían infiltrado en la iglesia.1 Esta carta es realmente una advertencia en contra de las enseñanzas falsas e ideas torcidas, sobre la segunda venida de Cristo (Capítulo 2).

En la primera carta Pablo expone lo que sucederá a los creyentes en la segunda venida de Cristo; pero en esta segunda epístola revela lo que sucederá a los pecadores (2 Ts 1:5-10):

“5 Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. 6 Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, 7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, 8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; 9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, 10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros”.

Pablo pidió a los tesalonicenses, a no dejarse llevar por la idea o el mal pensamiento de que “el día del Señor” había llegado (2:2): “que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca” A esto, Pablo les recuerda que la Parousía (Segunda Venida) debe ir precedida por la apostasía predicha por Cristo. (Mt 24:9:12) y también predicada por Pablo, como se muestra en otras cartas: Hechos 20:29,30; Romanos 16:17-20; 2 Corintios 11:13-15; 1 Timoteo 4:1. Y también sobre la manifestación del inicuo en 2 Tesalonicenses 2:3,4. Y confirmada en Daniel 7:25; 11:36; 1 Juan 2:18). Esto es, el anticristo.

Algunos sostienen que la escatología presentada por el apóstol Pablo en esta segunda carta difiere de la primera carta, sin embargo, esta posición carece de base y fundamento. Por el contrario, en la primera carta el creyente fue exhortado a esperar la venida de Cristo velando, porque el día del Señor vendría de improviso, ( 1 Ts 5:1-11) y en la segunda les presentó una secuencia de eventos2 (2 Ts 2:1-12; Por lo tanto, no hay ninguna contradicción.

El apóstol enseñó con prontitud que nunca había enseñado que el día del Señor había llegado ( un lapso aproximado de 11 meses entre la primera y la segunda carta). Pablo enfatizó y aclaró oportunamente sobre la aparición del hombre de pecado y su prominencia antes del tiempo del fin. Pero por otro lado les exhortó a cumplir con tres aspectos importantes: primero, que se mantuvieran firmes en Cristo (2:13); segundo, que trabajaran duro (3:12); y tercero, que siguieran esperando con paciencia el regreso de Cristo.

Dadas las circunstancias de los cristianos en Tesalónica, se puede observar la facilidad con la que algunos habían sido engañados al escuchar desviaciones doctrinales sobre los tiempos del fin. Como ya se dijo, entre la primera y la segunda carta medió un espacio de once meses, aproximadamente. Tiempo suficiente para hacer crecer la duda y la confusión. Sin embargo, pronto recibieron la exhortación del apóstol, dejando para la posteridad un hermoso legado escatológico, rico en información sobre los tiempos del fin.

Actualmente, no distamos mucho de los problemas que tuvo la iglesia de Tesalónica. Con el correr de los años se han desatado diversas perspectivas sobre los tiempos del fin: versiones sobre la venida del Señor, sobre los días del juicio, y el anticristo. Se han escrito tantos libros tratando de identificar a éste con personajes de la historia (los Césares, el Papa, Hitler, etc). Al pasar el tiempo lo único que encontramos es la falla en tales deducciones, propiciando la incredulidad de muchos en la profecía.

Por ello, el creyente debe estar alerta ante esos fraudes escatológicos. Un estudio basado en la palabra de Dios debe realizarse siguiendo textos aprobados por las Asambleas de Dios e Iglesias Pentecostales reconocidas, para no dejarse envolver por fabulas y enseñanzas insanas. Pablo predijo lo siguiente: “y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Ti 4:4) y también: “Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad” (1 Tim 4:7).

El estudio de las sagradas nos salva del error doctrinal, nos acerca más a la verdad y nos conecta con Dios. Entonces, hagamos juntos un estudio detallado sobre cada capítulo de esta hermosa segunda carta a los tesalonicenses, en este especializado comentario digital.

BREVE BOSQUEJO

I. SALUTACION. (1:1,2)
II. DIOS JUZGARA A LOS PECADORES EN LA VENIDA DE CRISTO. (1:3-12)
III. MANIFESTACION DEL HOMBRE DE PECADO. (2:1-12)
IV. ESCOGIDOS PARA SALVACION. (2:13-17)
V. QUE LA PALABRA DE DIOS SEA GLORIFICADA. (3:1-5)
VI. EL DEBER DE TRABAJAR. (3:6-14)
VII. BENDICION FINAL. (3:16-18)

1Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia Digital, Earl D RadMacher, Ronald B. Allen, H. Wayne House, Grupo Nelson
2Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Vila Escuain, Editorial Vida, Pág. 1135.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.