LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



2TIMOTEO CAPÍTULO 2

Un buen soldado de Cristo Jesús, 1 Ti 2:1 – 13
2:1 Tú pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.


En los versículos anteriores el apóstol contrastó el testimonio de infidelidad de Figelo y Hermógenes (1:15) con la notable fidelidad de Onesíforo (1:15). Los primeros eran indignos ejemplos, mientras que el segundo, un testimonio de apoyo al siervo de Dios en situación crítica. A partir de los siguientes versículos el discurso se centra en el discípulo Timoteo.

El versículo comienza con el pronombre tú. La forma denota intensidad y precisión. El empleo del pronombre alude al hecho de que el apóstol dictaría señalamientos y requerimientos específicamente para el discípulo. Era imprescindible que Timoteo prestara la mayor atención al llamado del Apóstol.

El término hijo es utilizado por Pablo frecuentemente al referirse a colaboradores, y que, además nacieron bajo su ministerio, ejemplo de ello es Tito (Tito 1:4). Por otra parte, los vocablos juntos: hijo mío, solamente son utilizados en esta carta para referirse a Timoteo. Bajo esta frase el Apóstol no solamente consideraba a Timoteo como su hijo espiritual, sino también como alguien muy cercano a su corazón. Más que ser una especie de querella, es un consejo firme y delicado a la vez.


Para Meditar

: El mensaje de la Palabra es un mandato y un consejo. Como mandato no existe justificación para desatender las exhortaciones de Dios. Como consejo, orienta, “Mas el que me oyere, habitará confiadamente, Y vivirá tranquilo, sin temor del mal”. (Prov 1:33). El Padre celestial ha pronunciado sus direcciones a través de las Escrituras, motivado por amor e interés hacia la humanidad. ¡Qué cada lector anhele descubrir Su voluntad y someterse a ella!

El mandato esfuérzate, es de índole imperativo. La palabra griega (endunamoo) en este caso se refiere a “tomar fuerzas”. Pablo le prescribió a Timoteo fortalecerse en la gracia que es en Cristo Jesús. Es decir, le persuadió a considerar siempre el poder de Dios. Timoteo confiaría en los méritos de Cristo Jesús más que en su propio esfuerzo. El apóstol le recordó que la fuente de donde provendría su aliento era celestial.

La gracia de Jesucristo, es el regalo de Dios a la humanidad. El acto más poderoso. Quien recibe la gracia de Jesucristo obtiene no solamente el perdón, sino también la fuerza para caminar de acuerdo con Sus preceptos. Los recursos espirituales y naturales que necesita un creyente en toda circunstancia, provienen directamente de Aquél que le salvó.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.