LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios



La armadura de Dios, Efesios 6:10-20
6:14-17 “Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;”

A continuación, el apóstol hace referencia a las armaduras que usaban los soldados romanos, como un modelo para describir aquella armadura que debe portar el creyente en sus luchas diarias.

a) “ceñidos vuestros lomos con la verdad”. El soldado debía fajarse bien, con un cinto ancho de cuero que servía para ajustarse la túnica y poder sostener la vaina que portaba la espada. De igual forma, “el cinturón de la verdad” representa la integridad que debe mostrar el creyente en su vida diaria. El cristiano debe ser reconocido como una persona que siempre dice la verdad. Y por ello, el mensaje que comparta va a ser aceptado por su familia, por los conocidos, por los compañeros del trabajo y desde allí en cualquier púlpito.

b) “vestidos con la coraza de justicia”. La coraza era un cuero revestido de metal que protegía el pecho del soldado (el corazón, los pulmones) en las batallas. De igual manera, la coraza de justicia, que es la justicia de Dios, declara justo al pecador arrepentido y éste se deleita permanentemente en su nueva vida. Cuando el acusador, el diablo, pretende descalificar al creyente haciéndole sentir culpable, la coraza de justicia ganada por Cristo bloquea toda acusación.

c) “calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz”. El soldado necesitaba moverse fácilmente, por lo que llevaba unas sandalias de cuero sujetadas en los tobillos que le hacían rápido y ágil. De igual forma, el creyente debe estar siempre preparado para llevar el evangelio de la paz y del perdón, con prestancia.

d) “el escudo de la fe”. El escudo del soldado estaba hecho de madera, cubierto de cuero, grande y liviano para que pudiera ser usado fácilmente. Servía para detener los dardos o flechas que lanzaba el enemigo. De la misma manera, el escudo de la fe le sirve al creyente para detener los ataques del diablo, para evitar que sus dardos de fuego le dañen, provocando desánimo o incertidumbre. La fe, le da seguridad en las batallas diarias.

e) “el yelmo de la salvación”. El casco protege la cabeza del soldado. Los pensamientos del creyente, son blindados para que no den cabida a ideas nocivas, perversas, malignas o libidinosas, que afecten su comunión permanente con el Señor; incluso hacerlo dudar de su salvación. Las dudas pueden llevar a perder batallas diarias que debiliten la nueva vida en Cristo. Pablo le advierte a Timoteo: “guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe” (1 Tim 6:20,21).

f) “la espada del Espíritu”. Esta es la Palabra de Dios. Esta arma es ofensiva. Jesús mismo la utilizó cuando en el desierto fue tentado por el diablo (Mt 4:1-11) y con ella lo venció. El creyente necesita conocer la Palabra de Dios, disfrutarla, memorizarla, haciéndola parte de su menú diario, para estar en condiciones de presentar batalla contra todo aquel que demande razón de la esperanza que hay en él.


© 2020 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.