LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A FILEMÓN

El ruego de Pablo a Filemón por Onésimo. 1: 8-22.
1:19-22 19Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también. 20Sí, hermano, tenga yo algún provecho de ti en el Señor; conforta mi corazón en el Señor.21Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aún más de lo que te digo. 22Prepárame también alojamiento; porque espero que por vuestras oraciones os seré concedido.


Pablo escribe de su propia mano un pagaré, una promesa, un contrato ciertísimo. Esta carta en términos reales era un contrato legal, la escribió de su puño y letra, en donde se comprometía a resarcir el daño causado a Filemón —“Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré” no sin antes recordarle “que aun tú mismo te me debes también” . Esa deuda, era de índole espiritual, que con todo el oro del mundo Filemón no podría pagar. La salvación de Filemón se debía al evangelio que Pablo le llevó.

Para Meditar:

Cuánta gratitud debe existir en los creyentes, hacia “sus padres en el evangelio”. Nada llena de más gozo escuchar a un redimido, diciéndole a su evangelizador: “mi padre en el evangelio” o “mi madre en el evangelio”. La relación Pablo-Filemón, es un ejemplo de gratitud permanente. Permítaseme una referencia personal, yo he escuchado varias veces que algunos de los queridos hermanos que se convirtieron en mi ministerio, me presenten como su “padre en el evangelio” y ante los hermanos que ellos han ganado, me presenten como “su abuelo en el evangelio”. Y otro querido pastor siempre me ha presentado como “su suegro”, porque su esposa se convirtió en mi predicación. Seguro, que son expresiones que muchos predicadores y evangelizadores han escuchado también.

El ruego, motivo de la Epístola, requería una respuesta afirmativa: —“tenga yo algún provecho de ti en el Señor”. El resultado a su petición era de que Filemón aceptara a Onésimo nuevamente en su hogar, como a un hermano. Para Pablo esto sería un motivo de gran bendición. Asimismo, le solicita “que conforte su corazón”, Pablo sabía que Filemón tenía esta “gracia” de confortar los corazones de los hermanos, (v. 7) seguramente lo haría también con él.

El Apóstol tenía la fe de que pronto estaría en libertad, como Onésimo, y así podría visitar a sus amigos. — “Prepárame también alojamiento; porque espero que por vuestras oraciones os seré concedido”, añadiendo de esta manera más fuerza a su ruego original. La hospitalidad cristiana era, y sigue siendo una gran virtud. (Romanos 12:13; 1 de Timoteo 3:2). Pablo agradece de antemano las oraciones hechas a favor de él, para que como Onésimo, él alcance también su pronta liberación.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.