LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A FILEMÓN

El ruego de Pablo a Filemón por Onésimo. 1: 8-22.
1:8-11 Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene, 9más bien te ruego por amor, siendo como soy, Pablo ya anciano, y ahora, además, prisionero de Jesucristo; 10te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, 11el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil.


Pablo con un tono amable hace una apelación por el fugitivo: —“Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene”. La palabra “libertad” (gr. parresian) también significa “confianza”. Éste mismo vocablo se usa en Hebreos 3:6, el ruego del gran Apóstol, precisamente fue eso, una súplica, no una imposición. Como cualquier padre terrenal tiene el derecho de mandar a sus hijos lo que conviene, Él no se aprovechó de ese empoderamiento apostólico, sino que apeló a la libertad en Cristo que tenía con Filemón.

El ruego de Pablo se basa en el amor: —“mas te ruego por amor”. Un ruego sincero, y con amor, que resultó en este caso, algo más eficaz que una orden autoritaria. Queda demostrando de esta manera que el comportamiento de un siervo de Dios, al solicitar un favor a su iglesia, se debe gestionar como un ruego, no como una obligación. —“siendo como soy, Pablo ya anciano”, Se cree que para este tiempo el Apóstol Pablo sobrepasaba los sesenta años, ya que, se encontraba al final de su primer encarcelamiento en Roma. “y ahora, además, prisionero de Jesucristo”. Aparte del amor él también apelo a que era prisionero de Jesucristo, tratando de esta manera de despertar en Filemón simpatía su petición.

El verbo te ruego (gr. parakalo) se vuelve a repetir en el versículo 10, reiterando su petición: “por mi hijo Onésimo”. En este sentido, usa un término afectuoso y común de Pablo para referirse a aquellos jóvenes que colaboraban con él y los había ganado para Cristo (1 Tim 1:2 y Tito 1:4). El ruego, como se ve, es por un fugitivo que escapó de su amo y recorrió unos mil seiscientos kilómetros (mil millas) desde Colosas hasta Roma, la capital del Imperio Romano, en donde providencialmente se encontró con Pablo, quien lo engendró en sus prisiones y lo tomó como a un hijo.

Aquí ocurre un significativo juego de palabras. El vocablo “Onésimo” significa “útil” (gr. ajreston). Huyendo de su amo, exponiéndose a un fuerte castigo y tal vez llevándose algunas pertenencias (v.18) y caminando sin Cristo llegó a ser un inútil (gr. eujreston). —“El cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil”. A partir de su conversión volvió a ser ajreston: útil, tanto para Pablo como para Filemón.

Onésimo, siguiendo los caminos del mundo literalmente llego a ser un inútil. En esta Epístola se ve su decadencia y su restauración. Se le describe como inútil, como esclavo, como ladrón, como fugitivo y finalmente como un preso. Pero, por la gracia de Dios, ocurrió en él un ascenso, pasando a ser hijo, hermano, empoderado por Pablo como hermano amado, un hombre útil, haciendo honor a su nombre: Onésimo, (útil, provechoso, Col 4:9). ¡Así es la sublime gracia de Dios!



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.