LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses



El ministerio de Pablo, continuación, Gálatas 2:1-10

2:2 “Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles.”


el caso del apóstol Pablo fue como el del apóstol Pedro, en donde la revelación divina vino desde el cielo con un propósito bien definido. Al recibir el apóstol Pablo una revelación especial para ir a Jerusalén y tener un encuentro trascendental con los apóstoles Pedro y Juan, así como con Jacobo el hermano del Señor, se confirmó esa reunión con tanto éxito, que estos tres líderes que tenían cierta reputación, disipando cualquier duda en el enfoque ministerial, al grado que le dieron a Pablo y a Bernabé “la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a los de la circuncisión” (2:9)

El apóstol Pablo deja en claro en este relato de Gálatas, que su ministerio en Cristo no ha sido en vano, que la predicación a los gentiles ha traído fruto a manos llenas. Confirmándose que su reconocimiento como apóstol y predicador no dependía de la cobertura de los apóstoles que estaban en Jerusalén, sino de la gracia de Jesucristo al elegirlo como portador de su poderoso evangelio.

La frase “los que tenían cierta reputación” no debe entenderse como un desprecio de Pablo hacia los apóstoles Pedro y Juan, junto a Jacobo, con quienes conversó en privado. La expresión es una fina ironía para abrillantar más la posición de alta reputación de los líderes a los que Pablo reconoce plenamente. Aquellos hombres de Dios con auténtica reputación se portaron con gran educación y ética en su trato con el apóstol de los gentiles.

Para Meditar

El caminar haciendo la voluntad del Señor siempre traerá bendición, aunado a la valentía para combatir toda doctrina errónea y corregir lo que no es correcto. Tenemos que defender lo que hemos creído y recibido, en nuestras manos está el ministerio de la reconciliación, es decir, de acercar al hombre pecador a Jesús quien lo puede libertar y transformar en un seguidor de Él. Cabe mencionar que todo lo que hagamos para El no será en vano porque su recompensa llegará a su debido tiempo.


© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.