LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Informe de Pedro a la iglesia de Jerusalén, Hch 11:1–18

Hechos 11:15-17
"Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?."


Pedro sigue narrando a la iglesia de Jerusalén lo acontecido en casa del centurión romano Cornelio. Venía la parte cumbre de todo lo ya dicho por él, es decir el derramamiento del Espíritu Santo sobre los gentiles ,como fue con los judíos en el día de Pentecostés. Se puede decir que los creyentes en la casa de Cornelio fueron las primicias para Dios.

Así mismo, Pedro les recuerda a los apóstoles, ancianos e iglesia de Jerusalén, de la promesa hecha por Jesús a ellos y a “todos los que se habían reunido” (Hch 1:5) que serían bautizados “con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”, lo cual ocurrió, como todos sabían, en el día de Pentecostés.

Es sorprendente que Pedro no estaba consciente (Hch 10:34-36) que la promesa que predicó en su primer sermón en el libro de los Hechos sobre el bautismo en el Espíritu Santo incluía al pueblo gentil “…..Y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”(Hch 2:39), pero siempre Dios dará luz al entendimiento humano trayendo la revelación a la mente y al corazón como lo hizo con el mismo apóstol Pedro.

En la última parte del texto Pedro confronta a todos los presentes en la iglesia en Jerusalén recalcando que Dios no hace acepción de personas y por último lanza una pregunta reflexiva y contundente donde simplemente les estaba diciendo a todos los presentes, “el que no está con Dios, está contra Dios”. El Señor es soberano y absoluto.

Nota Doctrinal

el creyente no debe de conformarse solamente con la experiencia de la Salvación (y/o nuevo nacimiento) sino que, debe de buscar la llenura y el bautismo en el Espíritu Santo y mantenerse lleno. Si no fuera esencial el bautismo en el Espíritu Santo en la vida del creyente y de la iglesia simplemente Jesucristo no hubiera hecho esa promesa y mucho menos lo hubiera enviado. La obra del Espíritu Santo contribuye a que el creyente, pueda vivir conforme a los principios que Cristo establece en su palabra (Gá 5:16-23, Ro 8:26-27) por ende para que no exponga su salvación; también con la intención de que se comparta el evangelio con autoridad y denuedo (Ro 1:16), para obrar milagros y maravillas en el nombre de Jesús (Jn 14:12, 1 Co 2:1-5); y con el propósito de edificar a la iglesia y testificar con poder a los no creyentes (inconversos).

Para Meditar

La promesa de la llenura y bautismo en el Espíritu Santo que dio Jesús a sus discípulos (Jn 14:16-18, 16:5-15) (Hch 1:4-5,8) está vigente hasta el día de hoy para todo creyente. La iglesia de Jesucristo nació en el día del pentecostés cuando todos fueron llenos del Espíritu Santo y fue revestida de poder y autoridad. La iglesia sin el Espíritu Santo hoy, estaría muerta ya que es Él quien la sostiene, impulsa y dirige.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.