LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Apolos predica en Éfeso, Hch 18:24-28

Hechos 18:24-26
“Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. 25 Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. 26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios”


He aquí la razón por la que Lucas se detuvo anteriormente a mencionar el detalle de que Priscila y Aquila se quedaron en Éfeso. Nada escapa del control del Espíritu Santo y la presencia de este matrimonio en la ciudad coincide con la llegada de un personaje peculiar.

Apolos es judío, oriundo de Alejandría, famosa ciudad, capital de la cultura de la época, con una gran biblioteca y sede de grandes filósofos, eruditos y estudiantes. Las características de su personalidad parecen acordes con las de la ciudad donde se desarrolló.

Además de eso se le menciona como alguien que ha sido instruido en el camino del Señor, pero al mismo tiempo el autor acota que solo conocía el bautismo de Juan. ¿Qué sabía entonces Apolos sobre el Señor? Algunos piensan que sus conocimientos se limitaban al hecho de que Juan predicaba la venida del Mesías, dado que el mensaje del Bautista corrió por todo el mundo de entonces conocido, y se adelantó, en este caso, al mismo Pablo. Sin embargo, la mayoría están de acuerdo en que Apolos ciertamente había aceptado el mensaje de Juan y ya había creído en Jesús como el Mesías crucificado y resucitado. Así lo ratifica el mismo texto bíblico: 5” Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor”

Las limitaciones doctrinales de Apolos no eran razón suficiente para detener su ímpetu y convicción. Era un predicador nato y con la poca información que tenía le bastaba para levantar su voz y compartir con denuedo la verdad de las buenas nuevas del evangelio.

Así lo conocieron Priscila y Aquila, quienes para entonces seguían en Éfeso desarrollando su ministerio y cumplieron con lo que es de esperar de todo aquel que ha crecido en la fe: enseñar a otros. Debió ser un tiempo de gran aprendizaje para Apolos oír toda la historia que le faltaba conocer. El ministerio, la pasión, muerte y resurrección de Cristo completó el gozo de su corazón y le enseñó todo lo que necesitaba para seguir adelante con su pasión predicadora.

Para Meditar

Siempre habrá cristianos con una base doctrinal mínima, pero con una gran cantidad de fervor y pasión por la predicación. Gracias a Dios por los “Priscila y Aquila” que se dan el tiempo de formar estos impetuosos ministerios y proveerles las herramientas que necesitan para completar su formación doctrinal dentro de la iglesia local, y luego animándolos a estudiar en alguno de los muchos Institutos Bíblicos con los que se cuenta en cada nación. No habrá mayor gozo para esos primeros maestros, que aplaudir lo que sus “Apolos” logren en el futuro.

Puede notarse aquí el surgimiento de ministerios que van complementando el cuerpo de Cristo y cada uno de ellos tiene su valor para la obra de Dios. Aquila y Priscila no destacaron en su labor evangelística como Pablo y Apolos, pero sin duda fueron pilares clave para el desarrollo del ministerio de éstos y cumplieron así su propio llamado y ministerio. Por su parte, Apolos llega como un orador nato y se convierte en un poderoso evangelista y maestro, al grado de que algunos le han considerado como posible escritor de la Epístola a los Hebreos.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.