LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Pablo ante el concilio, Hch 23:1-11

Hechos 23:2-5
“El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca. 3Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear? 4Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias? 5Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo.”


Para el sumo sacerdote fue una forma irrespetuosa la que utilizó Pablo al dirigirse al concilio, al no llamarles padres, sino que los trató como a iguales, al llamarlos hermanos.



Nota Histórica

el sumo sacerdote Ananías se caracterizó por ser un hombre cruel, altanero y codicioso, según la historia extra bíblica, ocupó el cargo desde el 48 hasta el 58 d. C. Nombrado sumo sacerdote por Herodes.

La ley era muy clara y mandaba a no hacer injusticia en el juicio, (Lv 19:15). La ley consideraba inocentes a los acusados, hasta que eran juzgados y hallados culpables, por este motivo, el sumo sacerdote estaba infringiendo la ley, ya que habiendo mandado a golpear a Pablo sin ser juzgado, se había adelantado a castigarlo.

Un celo confuso hizo que este sumo sacerdote les ordenara a los que estaban cerca de Pablo que lo golpearon en la boca, como al niño que dice groserías y no se quiere que las vuelva a decir. Era una ofensa irritante que un judío abofeteara o golpeara en la boca a otro judío.

¡Qué contraste! Pablo un siervo de Dios, sin culpa, juzgado por el sumo sacerdote sin temor a Dios, ni a los hombres. Este momento tiene cierta similitud por el que vivió el Señor Jesús cuando lo aprendieron para matarle (Jn 18:22) También en el sanedrín, el sumo sacerdote de su época lo cuestionó y uno de los alguaciles del templo le abofeteó indignado por la respuesta que daba al sumo sacerdote, aunque la respuesta de Jesús era correcta y no ofendía a nadie.

Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti pared blanqueada! Esta frase pudiera tomarse como profética, pues al poco tiempo el sumo sacerdote recibió su pago, también a este grupo de personas el Señor Jesús se refirió, como sepulcros blanqueados, (Mt 23:27) porque aparentaban una vida justa y recta, sin embargo, eran corrupción, hipocresía y vanidad.

El concilio que estaba ahí, al escuchar las palabras de Pablo, molestos le preguntaron ¿Por qué insultas al sumo sacerdote? - Inmediatamente, Pablo respondió que no sabía que fuera el sumo sacerdote. Tanto Pablo como los que con él estaban, conocían la escritura ya que la ley de Moisés ordena: No hablen mal de los jueces, ni maldigan a sus gobernantes. (Ex 22:28 TLA). Pues eran considerados los representantes de Dios. Pablo se disculpó, algunos comentaristas justifican la acción de Pablo argumentando que tenía problemas graves en su vista y esa fue la razón por la que no se percató que el que lo castigaba, era el sumo sacerdote; otros argumentan que el sumo sacerdote no se encontraba sentado en la silla principal y por tal motivo Pablo no pudo reconocerlo. Unos más dicen que por la premura con que les llamó el tribuno, el sumo sacerdote no tenía puesta la ropa que lo diferenciaba de los demás.

Nota sociológica

Un fenómeno social que se ha visto a través de las épocas, las personas que llegan a tener un cargo de juez o gobernantes, abusan de la autoridad, tratando con dureza a los juzgados. Estas personas deben recordar que han sido puestas por Dios y que un día darán cuenta de todos sus actos. El cristiano es desafiado a obedecer a los gobernantes, sin mencionar sus cualidades o defectos, por lo que es perentorio orar por buenos gobernantes.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.