LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Pablo ante Félix en Cesarea, Hch 24:1-21

Hechos 24:7-9
“Pero interviniendo el tribuno Lisias, con gran violencia le quitó de nuestras manos,  8mandando a sus acusadores que viniesen a ti. Tú mismo, pues, al juzgarle, podrás informarte de todas estas cosas de que le acusamos.  9Los judíos también confirmaban, diciendo ser así todo” ”


El sublime Espíritu Santo actuó a favor de Pablo, inmediatamente llegaron los soldados romanos para arrebatárselos de las manos y evitar que lo mataran.

Esto enojó a los judíos, Tértulo utiliza esto en contra del tribuno Claudio Lisias a quien acusa de haber actuado con violencia y literalmente lo que hizo fue quitar a Pablo de sus manos cuando Pablo ya no tenía fuerzas para caminar, y entre dos soldados lo habían llevado a las gradas de la torre Antonia y desde luego, también omite que el tribuno les había dado la oportunidad de que lo juzgaran conforme a su ley.

Los judíos aunque odiaban al gobernador y nunca habían estado de acuerdo con su forma de gobierno, en esta ocasión asentían con su cabeza aprobando lo que Tértulo había dicho, aun la adulación hipócrita hecha en el saludo, y todas las mentiras que había proferido, el sumo sacerdote y el sanedrín no tenían la capacidad para aportar argumentos o pruebas que los beneficiaran.

Atinadamente el tribuno había mandado una carta al gobernador, en la que explicaba los hechos, (Hch 23:25-30) ahora Félix podía emitir un juicio y conocer la verdad, después de escuchar a los acusadores, quiso conocer la versión del acusado, al que no le habían dado la oportunidad de defenderse.

Para meditar

Pablo era un fiel cristiano tal como el lo expresaba, limpio de conciencia ante Dios y los hombres, nunca se atemorizó, aun sabiendo que sus acusadores, llevaban a un abogado que se podría decir de los mejores de su tiempo, quizá los del Sanedrín iban seguros que ganarían el juicio. Siempre confió Pablo en que era mayor el que estaba con él y que sería el Espíritu Santo el que defendería su causa.

De la misma forma cada creyente debe confiar que Dios le pondrá en alto y si por causa de su nombre sufriere daño en su cuerpo o fuera privado de su libertad, ahí estará el Espíritu Santo para librarle.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.