LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Pablo ante Agripa y Berenice, Hch 25:13-27

Hechos 25:24-25
“Entonces Festo dijo: Rey Agripa, y todos los varones que estáis aquí juntos con nosotros, aquí tenéis a este hombre, respecto del cual toda la multitud de los judíos me ha demandado en Jerusalén y aquí, dando voces que no debe vivir más. 25Pero yo, hallando que ninguna cosa digna de muerte ha hecho, y como él mismo apeló a Augusto, he determinado enviarle a él”.”


Festo también vestido con sus ropas reales inicia con un gran discurso para presentar a Pablo, dirigiéndose al rey Agripa, judío de nacimiento y romano por educación, y que conocía bien la religión judía. Y a todos los varones, no hizo referencia a Berenice, una mujer que también se encontraba presente, Lucas era un escritor que resaltaba mucho la labor de la mujer en sus escritos, sin embargo aquí no se hace mención alguna. Pudiera ser que por su reputación no la consideraba digna de estar presente. La manera de Festo de presentar a Pablo, fue una forma político-oficial, en la que estaban el rey y su mujer, los tribunos y las principales autoridades de Cesarea.

Este era el auditorio mas formal e influencial que Pablo había arengado hasta ahora.2

“Este hombre”, el apóstol Pablo, preso, encadenado físicamente, pero libre y con una firme convicción frente al auditorio, escuchando la introducción que hacia el gobernador, en donde les narraba que los judíos pedían que muriera, “pero yo no hallé cosa digna de muerte”, y pude haberle dejado libre, pero dado que apeló a la autoridad del César, debo de mandarlo a Roma.

“Augusto”, una manera breve de llamar al Emperador. Como culpando a Pablo de ir ante un juez más severo, porque él lo había pedido. Festo le había ofrecido juzgarle personalmente en Jerusalén, ante un tribunal más controlable, por lo que le asombraba que Pablo, buscara ir ante la máxima autoridad romana.

Sin embargo, había dos razones por las que Pablo optó por apelar al César:
1. Porque él temía que los cuarenta judíos que habían atentado anteriormente matarlo, le tendieran una emboscada al regresar a Jerusalén. Además ya había sido juzgado en Jerusalén y sólo la mano de Dios le había librado del sanedrín y regresar con ellos no le daba ninguna esperanza.
2. Ésta es la más importante para Pablo, porque el Señor Jesús, cuando le confortaba en la torre Antonia le había dicho “no temas, … pues es necesario que testifiques también en Roma” (Hch 23:11). Él tenía que ir a Roma a predicarle a Nerón y la única forma de llega hasta allá era llegando con una acusación ante el Emperador, como finalmente ocurrió. La palabra se tenía que cumplir, el Espíritu Santo estaba actuando, era la forma que Dios estaba utilizando para que su nombre fuera glorificado.

2Jamieson, R., Fausset, A. R., & Brown, D. (2002). Comentario exegÈtico y explicativo de la Biblia - tomo 2: El Nuevo Testamento. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.