LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Primer discurso de Pedro, Hch 2:14-41

Hechos 2:38-39
"Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.”


El quinto punto: La salvación. Pedro fue directo con su respuesta, arrepiéntanse, cambien de actitud y de manera de pensar, vuelvan a creer en Dios, tenían que confiar en Dios.

En la mente de Pedro habían quedado bien grabadas las palabras del Señor Jesucristo: “el que creyere y fuere bautizado será salvo” (Mr 16:16). Un mandato dado por Jesús a todos sus discípulos, Mateo lo explica de diferente forma id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:19.

Tanto Mateo como Marcos y Lucas en el libro de los Hechos se están refiriendo al mismo bautismo en agua por inmersión, el que Jesús había dejado de ejemplo. Como se sabe, primero se cree y se acepta a Jesús en el corazón, ese es el arrepentimiento y después viene el testimonio público, o sea el bautismo en agua, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Pedro con la autoridad y llenura del Espíritu Santo, les precisa que esa promesa es para ellos, para sus hijos y todos los que Dios quiera salvar en el mundo entero, a partir de ese día y hasta que Jesús regrese por su iglesia.

Nota Dotrinal

El arrepentimiento para salvación es el cambio interior de mente, sentimientos y convicciones, es una entrega total a Dios, es reconocer que se ha pecado contra Dios y que solo la fe en Jesucristo trae esa transformación que se ve reflejada en el exterior a través del bautismo en agua y el servicio a Dios. El arrepentimiento trae perdón de pecados, todos quedan borrados, la barrera que separa al hombre de Dios es quitada, las consecuencias no se puede quitar, pero sí, el pecado es completamente limpiado. Las cosas viejas pasaron he aquí son hechas nuevas. Y con el perdón de pecados llega el Espíritu Santo al corazón del creyente.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.