LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Predicación del evangelio en Samaria, Hch 8: 4-25

Hechos 8:9-13
"Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.”


Este Simón impresionó poderosamente a los samaritanos ejerciendo sus poderes mágicos, tanto que decían “Este es el gran poder de Dios” y lo consideraban como el vehículo del poder y de la revelación divina. Sin duda, era alguien importante y sin duda también exhibía los poder mágicos del ocultismo.

Sin embargo, Simón mismo quedó sorprendido por lo que miraba en Felipe, y reconoció que ese mensajero del Dios verdadero tenía un poder muy superior al suyo, al grado que aceptó la palabra de Felipe con todo respeto, y “creyó”. Su creencia en la predicación de Felipe, sin duda era sincera, pero era superficial e inadecuada.

Para Meditar

Esta clase de fe no es de extrañar, “muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos” (Juan 2:23), incluso, Jesús le atribuye poco valor a una fe basada solo en milagros. Por el contexto observamos que, en este caso, el término “creer” no se refiere a la fe salvadora (Stg 2:19–20). Es decir, no todo aquel que dice tener fe en Cristo es creyente fiel. Algunos ven en la iglesia algo que les agrada, que les hace sentir bien, y generalmente son aspectos secundarios que los ciegan y no les permiten comprenden verdaderamente el evangelio. Muchos acuden a los servicios de predicación con gran necesidad, y en su misericordia, Dios les escucha, y tristemente pasada la necesidad se olvidan de seguirle. Otros gustan de la música y del compañerismo, pero no desean ir más allá de eso.

Cuando los que escucharon y creyeron a la predicación del evangelio por Felipe, se bautizaron, aun Simón se apresuró a recibir el bautismo, y estaba tan sorprendido que seguía a Felipe a todas partes. Felipe los consideraba las “ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt. 10:5), mestizos, pero dignos de recibir el evangelio de Cristo.


© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.