LBC Menú

Capítulos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

2 Juan 1:7-9 “7 Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. 8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. 9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”


En estos versículos Juan trató de nuevo sobre el problema doctrinal, y que ya había comentado en su primera carta sobre las sectas falsas y sus enseñanzas. Aquí una lista probable de enseñanzas falsas a las que se refería, nótese que todas tienen que ver con el Señor Jesucristo, blanco del maligno:

  1. Negando la eficacia de la sangre de Jesucristo para borrar los pecados de todos los que creen (1 Jn 2:2; 4:9,10)
  2. Que Jesús era el eterno Hijo de Dios, “el verdadero Dios y la vida eterna” (1 Juan 5:20) nacido de una virgen (Mt 1:18; Lc 1:27).
  3. La doctrina llamada “docetismo” (dokein) que presentaba como una mera ilusión o aparición, el sufrimiento y la humanidad de Cristo.
  4. La expandida enseñanza del llamado “gnosticismo”, de gnosis: conocer, conocimiento. Que los falsos maestros la colocaban por encima de la doctrina cristiana; ellos defendían la supremacía de la intuición y el razonamiento, y de paso desacreditando y poniendo en duda la encarnación y el sacrificio de Cristo.

En su primera carta (1 Jn 2:18,19; 4:1-5), el Apóstol ya había advertido sobre la aparición de los falsos maestros y sobre sus falsas enseñanzas. Esto había estado sucediendo aproximadamente a finales del año 70 d.C. El Apóstol Pablo también hizo constantes referencias sobre estas surgientes herejías (2 Cor 11:13; Hch 20:29,30).


Pero aquí, en el versículo ocho Juan animó a los hermanos a no descuidarse sobre ellos mismos. La frase “mirad por vosotros mismos” les hacía ver la constante necesidad de no confiarse demasiado para no terminar errando en la enseñanza y haber perdido lo que ya hasta este momento habían avanzado.


En el v.9 Juan aclaró aquí su perspectiva sobre aquellos que no se mantienen en la doctrina. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; que esos realmente no tienen a Dios. Pero en contraste con ello, agregó que aquellos que son perseverantes en la doctrina, son los que realmente sí tienen al Padre y al Hijo.


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.