LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



2 TESALONICENSES CAPÍTULO 2

Manifestación del hombre de pecado, 2 Ts 2:1-12
2:1,2 “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca”.


Era notorio que los hermanos en Tesalónica estaban siendo engañados y confundidos por los “falsos maestros”. Estos tergiversaron las enseñanzas que Pablo impartió en su primera Carta a los Tesalonicenses en cuanto a la venida del Señor. 1 Tesalonicenses dice: “Tampoco queremos hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza” (4:13). Las dudas surgieron cuando pensaban que el día del Señor ya estaba cerca. Debieron haber leído con cuidado los versículos que continuaban en esta primera carta (4:14-18), en donde Pablo desarrolla perfectamente el tema de la venida del Señor Jesús por los creyentes fieles, en lo que se llama “el rapto o arrebatamiento”. (Favor de leer el comentario sobre 1 Tesalonicenses 4 y 5)

Un tema relacionado con el futuro siempre será controversial. Pablo ya había tocado en su primera carta algo sumamente importante sobre el destino de los justos y sobre la venida del Señor por ellos, en las nubes; que los “falsos maestros” con trasfondo judío, tergiversaban con sus interpretaciones del Antiguo Testamento. Ellos estaban enseñando que el día del Señor ya había comenzado y que la ira final de Dios se estaba derramando. Eso había provocado confusión y turbación de los tesalonicenses, dado que sufrían persecución y algunos de ellos creían que ya había comenzado la gran tribulación. (2 Ts 1:4-6). Por eso, Pablo escribe esta segunda carta, para ayudarlos, y por extensión, traer más luz sobre este trascendental tema.

Nota Doctrinal

: “EL DÍA DEL SEÑOR”.La segunda carta a los tesalonicenses, es sumamente importante para describir los acontecimientos después del arrebatamiento. En este capítulo 2, Pablo hace un bosquejo de una prolongada época que ya lleva 2000 años, antes del arrebatamiento, y que en la soberanía de Dios puede prolongarse.

3 eventos deben ocurrir antes de que se inicie “el día del Señor”
1.-“El misterio de la iniquidad” (2:7), que ya ha estado obrando en el mundo y que se ha de intensificar en los últimos días. Un proceso engañoso que atrapa a los incrédulos y predispone a muchos creyentes a que se aparten de la verdadera fe (Mt 24:11; 2 Ti 4:3,4).

2.-“La apostasía” (2:3). Palabra que significa: partida, caída o abandono. Tendrá 2 dimensiones: a.-Apostasía teológica (1 Ti 4:1; 2 Ti 4:3). b.-Apostasía moral. Muy posible que se proclame la doctrina correcta, pero se abandonen las normas de moralidad (Is 29:13; Mt 23:25-28) (ver el comentario en v.3)

3.- Que sea quitado de en medio, “quien al presente lo detiene” (2:9). Algunos piensan que se refiere a un gobierno humano, pero hay más evidencia que se refiere al Espíritu Santo, quien es el único que tiene poder para detener el mal, al inicuo, y a Satanás (2 Ts 2:9).

Nota gramatical importante: Surge cierto desconcierto al leer los versículos 6 y 7, cuando se usa lo y él, refiriéndose a: “quien al presente lo detiene”. Debe saberse que, el vocablo Espíritu, como traducción del griego, puede llevar antes “él”, que es un pronombre masculino, o también “lo”, que es un pronombre neutro. Es decir, que los versículos se refieren tanto con él, como con lo, al Santo Espíritu de Dios… al Espíritu Santo.

El “día del Señor” como se ve, no es una palabra de tiempo y no se refiere a un solo acontecimiento. La mayoría de los expertos están de acuerdo que incluye lo siguiente:
1.-Comienza inmediatamente después del arrebatamiento de los creyentes. (Mt 24:42-44; 1 Ts 4:13-18)
2.-Incluye el tiempo de la gran tribulación (Is 2:12-19; Mt 24:21; Ap 6-18 ).
3.-Ocurre el pacto del “anticristo”, (sinónimos: la bestia, el hombre de pecado, el hijo de perdición, el inicuo) con Israel, que lo rompe a la mitad de la semana (2:4). También, Dn 9:27; Ap 13:14,15)
3.-La segunda venida de Cristo (Joel 2:30-32, Mt 24:29, Ap 6:9-11; 19:14,15).
4.-El Milenio, (Is 4:2; 19:23-25; Jer 30:7-9; Ap 20), hasta la creación de cielos nuevos y tierra nueva.

Pablo, en este importante capítulo 2, aún precisa algunos detalles más.
• Una vez que se manifieste el hombre de pecado ( vv.3-10), la apostasía llega a su climax en plena rebelión contra Dios y su Palabra;
• Dios envía un engaño poderoso a los que no aman la verdad (vv.9-11).
• Al hombre de pecado se le destruye junto con los que se deleitaron en la maldad (v.12). Esto ocurre cuando Cristo vuelve, después de la tribulación (v.8).

UNA VEZ HECHA ESTA CONCENTRACIÓN DE ACONTECIMIENTOS, SE ANALIZAN BREVEMENTE LOS VERSÍCULOS 1-12 EN ESTE CAPÍTULO 2, REFERENTES AL TEMA.

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis…(v.1 a)

La palabra para “venida” (griego: parusía) significa “llegada o presencia” y la usó el Apóstol en 1Ts 2:19 y 4:15 sobre el tiempo cuando la iglesia será tomada para estar con el Señor Jesús, antes de la gran tribulación. (Otras veces también se usa con respecto al regreso de Cristo a esta tierra. “el gran día del Señor”, el cual involucra juicio (2ª Venida “cuando todo ojo le verá”, Hch 1:11; Ap 1:7). Aquí, Pablo afirma que aún no había sucedido ninguna fase de la “Venida del Señor”, (“nuestra reunión con Él”) que será la gran reunión de los creyentes, vivos y los que fallecieron, para encontrarse con el Señor y estar siempre con Él (1 Ts 4:13-17), ni tampoco la venida de Jesús para juicio.

En la iglesia había “corrido la voz”, circulado noticias, que el día del Señor ya había comenzado. Esto había provocado que los hermanos en Tesalónica se hubieran “dejado mover” y estuvieran “turbados” preguntándose si ya estaban en la gran tribulación. El verbo “mover” podía ser usado para referirse a un barco que es sacudido y alejado de donde estaba anclado. El ser “turbados” denota perder la cabeza, o estar en un estado de agitación nerviosa. Así se encontraban los hermanos de Tesalónica.

“ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca”. (v.1b)

Las falsas noticias se propagaron de tres formas:
• Por el espíritu: Se interpreta (1), como que Pablo había tenido una revelación especial sobre que el día del Señor ya había llegado, (2), que alguien en la iglesia había dado un mensaje en lenguas.
• Por Palabra: Que, Pablo había estado disertando sobre el tema, proclamando que el día del Señor ya estaba presente;
• Por carta: se había falsificado una carta, diciendo que Pablo la escribió, donde se afirmaba que el día del Señor era una realidad.

Pablo afirma enfáticamente que el “Día del Señor” aún no está presente. Todas las enseñanzas del Señor Jesucristo y de sus discípulos anuncian que el “día del Señor” está cercano (1 Ts 5:2; 4:15).

Y lo que sucederá después. Un tema que ya había mencionado en el capítulo 1, versículos 7-10 en esta misma segunda carta y luego desarrolla aquí, en los versículos 3-12.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.