LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



2TIMOTEO CAPÍTULO 4

Predica la Palabra, 2 Ti 4:1-8
4:6-8 “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”


Esta despedida paulina es una de las porciones bíblicas más citadas, cuando un ministro fallece, o un ministro reconocido parte, y se reconocen sus virtudes, desafiando a los presentes a vivir de tal manera, que se merezcan esas palabras al final.

El lenguaje que se usa es propio del Antiguo Testamento, “ser sacrificado”, o ser ofrecido en libación según lo muestra el decálogo de los sacrificios levíticos. Pablo considera su muerte como una verdadera ofrenda para Dios. El Espíritu le indicaba: “el tiempo de mi partida está cercano”, Seguido a esto, las expresiones que salen del corazón del siervo de Dios para marcar e impulsar la vida del joven Pastor Timoteo, hoy en día también retumban en la vida de todo creyente, impulsándole a ser fiel hasta el final:

El lenguaje que se usa es propio del Antiguo Testamento, “ser sacrificado”, o sea, ofrecido en libación según lo muestra el decálogo de los sacrificios levíticos, “Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin”. (Levítico 23:13). Pablo considera su muerte como una verdadera ofrenda para Dios.

Un tiempo atrás el apóstol había escrito metafóricamente a la iglesia de Filipos, “Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros” (Fil 2:17). La libación históricamente se conoce como una ofrenda liquida; se registra por primera vez en Génesis 35:14 siendo practicada por Jacob.

He peleado la buena batalla, es una expresión que sale del suspiro del corazón de Pablo. Esta batalla, (onos, “indica lucha, pelea, conflicto, oposición), se refiere a un luchador, no a un soldado. El uso del adjetivo “buena” no da a entender que Pablo luchó bien o que ha ganado, sino que ha sido partícipe en una lucha que valió la pena, es decir, un trabajo sumamente importante, que fue un privilegio realizar. Guardaba la esperanza de concluir con éxito el llamamiento santo que un día recibió de Jesucristo en el camino a Damasco.

he acabado la carrera, he guardado la fe. Pablo reflexiona sobre su ministerio histórico, consideró su vida como una carrera donde muchos participan, pero pocos llegan a la meta, y muestra una actitud sana y positiva hacia la muerte. Al cumplir la voluntad de Dios se adquiere convicción para vivir y seguridad para morir.

Muchos años antes había expresado: “Pero eso a mí no me preocupa, pues no considero mi vida de mucho valor, con tal de que pueda terminar con gozo mi carrera y el ministerio que el Señor Jesús me encomendó, de hablar del evangelio y de la gracia de Dios” (Hechos 20:24). El apóstol tenía la convicción que su carrera solo podría ser interrumpida por la muerte, al llegar ese momento, la batalla habría terminado.

Por lo demás, me está reservada la corona de justicia que en aquel día me dará el Señor, el juez justo; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida” La corona, es una metáfora que el apóstol usa, pues era familiar en la cultura greco-romana que prevalecía, en donde al terminar exitosamente una carrera o competencia, el ganador era coronado y condecorado públicamente. La corona, era un arreglo de guirnaldas laureadas que se colocaban en la cabeza de dignatarios militares o atletas victoriosos. El apóstol se expresa en lenguaje figurado al hablar de “la corona de justicia”, que, por el contexto, parece indicar que se refiere a la justicia eterna. La justicia de Cristo perfeccionada en el creyente.

En la Biblia se mencionan varias coronas: la corona de gozo (1 Ts 2:19); la corona incorruptible (1 Co 9:25) La corona de vida (Stg 1:12); la corona de gloria (1 P 5:4) y desde luego la corona de justicia (2 Ti 4:8)

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.