LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



2:20-23 “Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”.


El legalismo añadió carga a los que deseaban sentirse ligeros en su caminar con Cristo. El apóstol Pablo, les pone este condicional... si habéis... allí espera encontrar a los cristianos en plena libertad para vivir y disfrutar su vida en Él. Los colosenses deben recordar que son ahora semejantes a Jesús en su muerte y también en su resurrección, por lo tanto no debían guardar la ley como en el antiguo pacto. O sea, la religión judaica se basaba en comer y beber ciertas clases de alimentos y bebidas y de abstenerse de otras; en la observancia del sábado y cosas por el estilo, que fueron una sombra de la verdadera religión, que ya les había llegado por la comunión con Cristo.

Pablo pasa ahora a resumir estos preceptos, ridiculizándolos en forma punzante, usando un lenguaje sentencioso y proverbial: no manejes, no gustes, no toques. Es como si dijera, no tienen por qué someterse a toda una serie de “no hagas”, como si por medio de acumular suficientes negativos fueran alguna vez a obtener un positivo, o como si se pudiera lograr la victoria sobre el pecado y el camino a la santificación, basando todo en el evitar absoluto.

Todo esto lo hacían humillando su cuerpo, pero cualquier práctica humana en donde no haya intervención divina, jamás apagará los dardos de la carne. Esos deseos sólo se vencen viviendo en el espíritu y con la permanente ayuda del Espíritu Santo. Cuando la persona se somete a seguir reglas en humildad y en duro trato del cuerpo, únicamente fortalece su orgullo religioso, buscando la santidad en méritos totalmente humanos.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.