LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Deberes sociales de la nueva vida, Col 3:18-25

3:18-25 “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. 19Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. 20Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. 21Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. 22Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. 23Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. 25Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas”.


Esta guía familiar, como se ha llamado, pudo haber formado parte de una sección mayor de enseñanza doctrinal y ética, fácil de aprender de memoria y de comunicar a los nuevos convertidos. Este pasaje regula los modelos de conducta en un hogar cristiano. Estos párrafos refiriéndose a cuestiones diarias de la vida, incluyen siempre al Señor, indicando que la totalidad de la vida, tanto en pensamientos como en conducta, ha de someterse a Dios. Ninguna área debe quedar fuera de su control, de tal forma que no haya distinción entre lo sagrado y lo secular.

Tres pares de instrucciones se dirigen sucesivamente: a las esposas y a los esposos; a padres e hijos, especialmente al padre; y a la relación amos-esclavos. De la relación más cercana a la relación más lejana. En cada caso la esposa, el hijo o el esclavo se mencionan primero y se les concibe como socios responsables de quienes se espera, hagan su parte de la mejor manera.

Las esposas, como agentes responsables y libres, se les pide que se sujeten voluntariamente a sus maridos ya que esto conviene. La sujeción es un llamado a que las esposas honren y afirmen el liderazgo de sus esposos y les ayuden a ejercer su función en la familia. No se trata de una rendición absoluta de su voluntad, o de que la esposa sea inferior a su esposo. El paralelo se halla en el deber del esposo de amar a su esposa. Se le manda amarla, ( igual que como les pide cuatro veces a los esposos efesios) y esto no es nada más un asunto de tener para ella sentimientos afectivos o de atracción sexual; sino más bien de un cuidado especial a favor de su total bienestar.

El amor de Cristo por la iglesia, Pablo en Efesios 5:25, lo pone como un modelo para el amor del marido por su esposa. El liderazgo del marido, como el de Cristo, dispuesto a sacrificarse, ayudará a mantener en vista siempre el bienestar esencial de la esposa y como beneficio directo, toda la familia. Como líder piadoso , cumplirá con la petición del Apóstol: no seáis ásperos con ellas.

20Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Los tiempos han cambiado en las relaciones dentro del hogar y no siempre para bien, por ello esta recomendación es muy importante. Al mismo tiempo se señala que los padres (en especial el padre) no deben irritar ni provocar a sus hijos para que no se desalienten o lleguen a pensar que es inútil tratar de agradar a sus padres en la vida hogareña. Deberían, pues, ser guiados de una manera firme y amorosa, pero no tirana.

22Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, Pablo no hace una reflexión a favor o en contra de esta dolorosa práctica, pero da aliento especial a los esclavos. La enseñanza en esta sección se aplica al mundo del trabajo de hoy en día y muestra que la motivación de un trabajador y sus normas de trabajo han de ser las mejores posibles, ya que debe hacerlo por amor de Cristo. Los trabajadores cristianos deben aceptar su situación y obedecer en todo a sus patrones o jefes. Su servicio no debe ser superficial o como para ganar atención; al contrario, debe ser hecho con sencillez de corazón, es decir, conscientemente y con motivos puros. Todo lo que ellos hagan en su trabajo debe estar motivado en su servicio a Cristo. Y cuando esto se hace así el trabajo cobra una nueva dimensión, a pesar de las injusticias o posible explotación. 25Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas”.

23Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. No se aplica esta porción, sólo a los siervos, sino a todos los cristianos. Bien pudiera ser un mandamiento, agregado a los diez.

Para Meditar

todos, cada día realizamos actividades en el hogar, en el trabajo, en la sociedad y en la iglesia. Algunas tienen paga cuando son parte de las obligaciones contractuales, la mayoría son voluntarias. Los cuidados a los padres, la atención a los hijos, la cooperación en el vecindario, las responsabilidades cívicas, generalmente no tienen remuneración monetaria; pero nos llenan de tanta satisfacción, cuando las hacemos, como para el Señor y no para los hombres. El servicio toma una nueva dimensión y la falta de gratitud y reconocimiento se pasa por alto.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.