LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Padeciendo por causa de la justicia, 1 P 3: 13-22

3:13-17 “¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? 14Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, 15sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; 16teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. 17Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.”


“¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?”, Aunque si bien es cierto que, en ese momento, en el siglo I, la iglesia estaba recibiendo persecución de forma cruel tanto del imperio romano como de los propios judíos para detener el avance del cristianismo; esa persecución llegaría al cristiano, pero lo lastimaría en forma mínima. El apóstol transmite que a pesar de lo que pueda venir al creyente, está su seguridad en Dios. Parece ilógico pensar que el apóstol Pedro diga que nadie les podrá hacer daño si siguen el bien, cuando tienen todo en contra, pero esa es la fe que respalda el Señor cuando se da todo por Cristo. a fin de ser llamados bienaventurados. En el siguiente versículo “Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis”, el apóstol Pedro hace referencia a las palabras del Señor Jesucristo: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo” (Mt 5:10,11). Con esto, confirma el Apóstol la seguridad que tenemos en Cristo de que recibiremos el reino de los cielos y que en cualquier mal que nos pueda sobrevenir, el Señor está en control de todo.

También el apóstol les exhorta a “santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”, estar siempre listos para dar razón en forma amable y respetuosa de nuestra fe y esperanza en Cristo, de cómo nuestro estilo de vida se esfuerza para asemejarse a él o bien lo que es nuestra cosmovisión cristiana ante un mundo en tinieblas. Ya que como dice el apóstol “teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal”; de tal forma que no podemos evitar que la gente nos calumnie, pero al menos podemos evitar dar motivos, manteniendo una buena conducta con un testimonio sano delante de las personas; esto avergonzará a quienes levanten falsas acusaciones. Cabe mencionar que ante todo es la voluntad de Dios la que el cristiano debe reconocer, aunque esto provoque tribulación o angustia.

© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.