LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



1 Pedro Capítulo 5
Apacentad la grey de Dios, 1 P 5:1-11

5:1 “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada”.


El apóstol Pedro dirige esta porción de su epístola a un grupo selecto conocido por todos, y al mismo tiempo respetado. Les habla en forma de ruego, no como siendo el líder de todos ellos (aunque lo era), sino desde una perspectiva pastoral. La palabra utilizada para “anciano” se deriva del griego “presbutero” de donde surge el término actual, “presbítero”.

En la iglesia del primer siglo el líder eclesiástico que en la actualidad se conoce como “pastor” era conocido como “anciano”. Los ancianos habían sido respetados desde la antigüedad en el pueblo de Israel; Moisés había llamado a ancianos para que le ayudaran a juzgar. En la iglesia naciente, seguían siendo personas de respeto para el pueblo cristiano.

Sin embargo, aunque Pedro había sido testigo de los padecimientos de Jesús y era el líder de los apóstoles, no se sentía superior a los demás ancianos, antes bien, se define como uno más entre ellos, experimentando en carne propia el gran honor de servir al Señor, con la digna responsabilidad del cuidado de la iglesia. Como ellos, se encuentra en espera de la gloria que será revelada próximamente, recordando que, en su cercana relación con el Maestro, había sido testigo de esa gloria, junto con Jacobo y Juan, habiendo escuchado la impactante voz de Dios. Seguramente algo que compartió emocionado con el resto de los discípulos y sin duda, a través de su vida.

Para Meditar

Si bien es cierto que el liderazgo en ocasiones puede llegar a ser un lugar de privilegio, jamás debe emplearse para el servicio propio. El liderazgo, Dios lo puso para servir al pueblo y no para ser servido por el pueblo. La forma humilde en la que los líderes, en todos los niveles, se deben dirigir a sus ovejas debe ser un principio fundamental en la iglesia cristiana actual.

© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.