LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Padeciendo por causa de la justicia, 1 P 3: 13-22

3:18-22 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; 19en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, 20los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua. 21El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo, 22quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.”


En esta hermosa declaración del versículo 18, el apóstol Pedro nos confirma que no necesitamos a nadie más para poder llegar al Padre sino solamente a Cristo que llevó nuestros pecados y que su sacrificio fue suficiente para recibir perdón y salvación.

Texto controversial

El relato bíblico nos dice en Jud 2.10 “Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.” La consecuencia de esto fue el mal comportamiento de todo un pueblo en un tiempo y un espacio, o sea de toda una generación que convivió y socializó en su cotidianidad, pero se olvidó de los mandamientos de Dios, en este sentido, es bueno recordar lo que el salmista nos dice “Generación a generación celebrará tus obras, Y anunciará tus poderosos hechos (Ps 145:4). Aprendamos la lección, cada generación tiene la responsabilidad delante de Dios para cumplir los mandatos descritos en su palabra. La iglesia es la responsable directa de ganar a su generación para el Señor Jesucristo, siempre deberá ser así.

La Biblia MacArthur, Pg 1791, opina que 1 P 3:18-22 permanece como uno de los textos más difíciles del NT de traducir y de interpretar. Por eso cada comentarista ofrece sus puntos de vista, que pueden ser controversiales. Aquí citamos los considerados más aceptables:

El comentario bíblico Diario Vivir cita lo siguiente: El significado de predicar "a los espíritus encarcelados" no es totalmente claro y los comentaristas lo han explicado de diversas formas. La interpretación tradicional es que Cristo, entre su muerte y resurrección, anunció la salvación a los seguidores fieles de Dios que esperaban ser salvos durante el período del Antiguo Testamento. Mateo afirma que, cuando Jesús murió, "se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron" (Mt 27:52-53).

Algunos comentaristas piensan que este pasaje dice que el espíritu de Cristo estuvo en Noé al predicar a los que eran prisioneros del pecado (pero que ahora estaban en el infierno).

Otros sostienen que Cristo fue al Hades a proclamar su victoria y la condenación definitiva de los ángeles caídos que se hallaban prisioneros allí desde la época de Noé (2 P 2:4).

En cualquier caso, el pasaje muestra que las buenas nuevas de Cristo de salvación y victoria no están limitadas. Han sido predicadas en el pasado así como en el presente; han sido dirigidas a los muertos y a los vivos. Dios les ha dado a todos la oportunidad de acudir a Él, pero eso no significa una segunda oportunidad para quienes rechazaron a Cristo estando vivos.6

Por su parte la B. de Est. Pentecostal Pg. 1815, considera los diversos puntos de vista y se inclina por lo siguiente:

“Por medio del Espíritu Santo, Cristo proclamó por boca de Noé (cf.2 P 2:5) un mensaje de advertencia a los que pertenecían a la generación desobediente de Noé, que ahora están en el infierno aguardando el juicio final. Esta interpretación encaja mejor con el contexto, que menciona a las personas desobedientes y que no eran salvas de los días de Noé. Estaría en armonía con la afirmación de Pedro de que el Espíritu santo habló en los tiempos pasados por medio de los profetas (2 P 1:20,21).

Nota importante: Ni este pasaje ni 1 Pedro 4-6 enseñan que los pecadores que no hayan sido regenerados tendrán una segunda oportunidad de aceptar la salvación después de morir. Después de la muerte viene el juicio (Heb 9:27) seguido por el destino permanente en la eternidad (Lc 16:26)”

Por otro lado, la salvación temporal de Noé y su familia (Gn 6:17,24) fue un tipo de la salvación eterna que ahora tienen los creyentes en Cristo. Por ello, el apóstol lo compara: “el bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades”, esto significa que en respuesta a nuestra fe en Cristo, decidimos bautizarnos para renunciar al mundo y confesar públicamente que pertenecemos al Señor.

Nota doctrinal:

Aunque algunos comentaristas, lo interpretan como algo simbólico, en este pasaje se ve claramente que el bautismo lo recibe una persona adulta con pleno entendimiento y no un niño recién nacido, que al ser bautizado se convierte en un cristiano, como lo enseña la iglesia popular. Porque es una obediente manifestación del arrepentimiento, de la fe en Cristo y del compromiso a salir del mundo. Es la confesión y promesa del creyente de que pertenece a Cristo y ha muerto y resucitado con Él ( Hch 2:38,39;Ro 6:3-5; Gá 3:27; Col 2:12)

“quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios”. Leer los siguientes pasajes paralelos, que respaldan esta gran verdad que llena de confianza al corazón redimido: Hch 7:55; Ro 8:34; Ef 1:20,21; Fil 2:9-11; Col 3:1; He 1:3-9; 6:20; 8:1; 12:2; 1 P 3:22

6 Barton, B. (1997). Comentario de la Biblia del Diario Vivir. (J. R. Mayo, Ed.) USA: Caribe.

© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.