LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

Salutación, 2 Pedro 1:1-2

2 Pedro 1:1 “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra”


En esta segunda Epístola, el apóstol Pedro comienza describiéndose a sí mismo como “δοῦλος”=doulos, esclavo, siervo. (La esclavitud, como institución jurídica de la antigüedad, era un estado en el cual una persona era propiedad de otra). El estatus social y el papel de los esclavos era considerado inferior, sin valor, o inexistente en relación con las personas libres. Pedro, ejemplarmente, estaba ocupando una palabra del nivel más bajo para definirse a sí mismo. Pero no solamente esto, sino que también se menciona como mensajero, les habla en forma de ruego, no como siendo el líder de todos ellos, aunque lo era, sino desde una perspectiva pastoral. Esta carta es dirigida a la iglesia que había recibido la justificación divina, el cuerpo de Cristo, que predicaba el mensaje de salvación con intensidad.

Para Meditar

Pedro para este tiempo ya era un hombre maduro en su fe, por lo cual la manera de empezar esta carta no eran simplemente palabras al aire, sino que era algo de lo cual podía sentirse satisfecho, ya que eran dos palabras que lo definían a la perfección. Tanto siervo, como mensajero, son adjetivos que todo cristiano debería portar con orgullo.

La labor del apóstol Pedro constituye eminentemente, un acercamiento a personas que por creer en el nombre y el Evangelio del Señor Jesucristo, estaban siendo perseguidos, muchas veces puestos en esclavitud, y aún dispuestos a ofrendar su vida por la causa de Cristo, por lo que al hacer su presentación en la carta se refiere como igual a ellos, en carácter y misión.


Texto de carácter ético

Si bien es cierto que el liderazgo en ocasiones puede llegar a ser un lugar de privilegio, jamás debe emplearse para el servicio propio. El liderazgo Dios lo puso para servir al pueblo y no para ser servido por el pueblo. La forma humilde en la que el líder se debe dirigir a sus ovejas, debe ser un principio fundamental en la iglesia cristiana actual.


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.