LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



La amistad con el mundo Stg 4:1-10

4:4,5 “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: ¿El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?”


Así como los esposos se deben fidelidad uno al otro, Santiago exhorta a los creyentes con fuerte voz: “Oh almas adulteras”, ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?, para que recuerden que así se debe mostrar total fidelidad al Padre celestial, rechazando toda amistad con los valores que el mundo vive y defiende. Dios es un Dios celoso. Éxodo 20:5 y Deuteronomio 5:9, lo establecen bien claro.

La iglesia es la esposa del Cordero, y Él desea “presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:27)

Evitar por todos los medios ser amigo del mundo, ya que implica llevar a cabo prácticas de éste y nadie puede servir a dos señores (Lc 16:13). Por lo contrario, el creyente viene a ser parte del pueblo de Dios para vivir una vida agradable, pura y perfecta delante de Dios. Caminar con el mundo es hacerlo con su sabiduría, dejando de lado la gracia de Dios (3:14,15). Además, hay que recordar que “Cualquiera, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.

<

Para Meditar

la Biblia de Estudio Pentecostal Pg. 1830, presenta una lista de lo que el enemigo hace, empleando los conceptos del mundo, de la moralidad, de las filosofías, de la psicología, de los planes gubernamentales, de la cultura, de la educación, de la ciencia, del arte, de la medicina, de la música, de los sistemas económicos, de las diversiones, de los medios informativos, de las religiones, de los deportes, de la agricultura, etc. etc., para oponerse a Dios, a su pueblo, a su Palabra y a sus normas de justicia. (Mt 16:26; 1 Co 2:12; 3:19; Tito 2:12; 1 Jn 2:15,16)

“¿O pensáis que la Escritura dice en vano: ¿El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?”. Pudiera ser una referencia a Ezequiel 36:27 que dice “Y pondré dentro de vosotros mi espíritu”. Todo creyente sabe por experiencia muy real, que, en el momento de la conversión, El Espíritu Santo vino a morar en su vida, sellándolo. Efesios 1:13 expresa claramente: “habiendo creído en Él (en Cristo), fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”. Por eso “nos anhela celosamente”, desea nuestra permanente amistad y no quiere compartirnos con nadie; como un esposo lo hace con su esposa y ella con el esposo.



© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.