LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



5:7-11 “ Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.”


“Hasta” palabra que indica el límite de la acción de esperar. El creyente esperará con paciencia hasta que Cristo venga. Un término bien conocido por los primeros creyentes que tenían la esperanza gloriosa de ver a Cristo en las nubes viniendo por su pueblo.

El primer ejemplo de paciencia es el de sembrar y esperar el fruto. Una ilustración muy acorde a la necesidad de los fieles, que padecían persecución, malos tratos de sus familiares ricos y la opresión del pueblo conquistador.

El labrador todos los días revisa su siembra, quita las hierbas malas, afloja la tierra y pide a Dios le envíe la lluvia. El creyente cada día debe quitar todo aquello que ofende a Dios, pedirle que le llene con su Santo Espíritu y le de la seguridad que se va a ir al cielo. Regocijarse cuando la fe es sometida a prueba. Por ello dice no os quejeís unos con otros. El pueblo de Israel murmuró, se olvidó de los beneficios recibidos por Dios y murió sin ver la tierra prometida. Aquí hay una invitación clara a permanecer fiel hasta la muerte, a fin de recibir la corona de la vida. Aunque llegue la sequía, o las tormentas, como el buen árbol debe permanecer plantado en Cristo.

El segundo ejemplo de paciencia es el de los profetas, personas que por hablar la palabra de Dios padecieron violencia y persecución. Sin embargo, no callaron, siguieron cumpliendo con la misión que se les habia encomendado. En las bienaventuranzas el Señor Jesús compara a los que son vituperados, perseguidos o acusados injustamente con los profetas que sufrieron estos males y que recibirán un galardón grande en los cielos (Mt 5:11-12) Es decir, el creyente debe conocer cuando su fe es sometida a prueba. Y mientras el creyente espera el gran día, evangeliza a todo el mundo sin fijarse en lo que el mundo diga o haga en contra suya. Mira siempre hacia el galardón que le espera.

Aún un ejemplo mayor, conocido universalmente, el de Job, quien perdió sus bienes materiales, la familia y la salud, lo cual es difícil de comprender. En la actualidad en las noticias de la televisión, se observa cuando por un terremoto o deslave de montaña, las personas han perdido sus casas, todas sus cosas y familia, su rostro refleja un gran dolor que parecen perder la razón. De la misma manera contemplar el cuadro de Job, un hombre perfecto, recto, temeroso y apartado del mal en una situación que no buscó tener, ni la provocó, pero que sirvió para demostrar que el ser humano que descansa plenamente en Dios, puede salir avante.

El creyente, actualmente con Cristo puede mostrar plenamente la paciencia como un fruto del Espíritu Santo que mora en él. Resistir cuando la fe es sometida a prueba. No con fe pasiva sino, creyendo que Dios vive y con Jo declarar: “Yo sé que mi redentor vive ...y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios” (Job 19:25-26).



© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.