LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon



Requisitos de los obispos, 1 Ti 3:1-7

3:2,3 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; No dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro.


Los encargados de la iglesia, llámense obispos, pastores o ancianos, no se nombraban en secreto; se les elegía a la vista de todos, el honor de la Iglesia se ponía en sus manos públicamente. Por esta razón, esta primera parte de los requisitos que se marcan, van enfocados a la vida personal de quien aspira el obispado.

Irreprensible, parece resumir el todo de un buen servidor. La frase implica que no se debe dar lugar a que surjan críticas, tanto dentro de la comunidad de creyentes, como de los de fuera.

Ser marido de una sola mujer, habla de la intachable moral que debe honrar al cargo. Esto da la pauta a valorar el matrimonio y la familia como parte fundamental de un siervo de Dios. Siempre en las cartas apostólicas se insistió en que el siervo de Dios fuese casado. Sin demeritar a los solteros, fue un terrible error, cuando al correr de los años se exigió el celibato (de célibe: soltero) para los líderes de las iglesias, a quien se comenzó a llamar sacerdotes.

Fue hasta los días de la Reforma, en el Siglo XVI, cuando los pastores de las nacientes iglesias luteranas y reformadas, volvieron a contraer matrimonio. Dentro de la Iglesia de Roma, líderes renovadores han querido abolir el celibato de los sacerdotes, pero hasta hoy ningún Papa lo ha autorizado, a pesar de los centenares de escándalos en todos los países. Es otro de los grandes errores, producto de haberse apartado de la Palabra.

La sobriedad, Pablo utiliza el término griego Nefalios, que se aplica a una persona que manifiesta dominio propio; que es discreto, cuidadoso, prudente (2 Tim 1:7; Tito 2:4-6). El pastor debe ser libre de la influencia excesiva de codicia o emociones incontroladas, y esta actitud debe mostrarse en todos los aspectos de la vida.

El decoro, es sinónimo de recato, pureza y honestidad. El filósofo Platón decía que la persona decorosa (gr. Kosmios) es aquella que sin hacer alarde cumple con sus deberes de ciudadano y lo hace ordenadamente. Se podría entonces argumentar que Kosmios, se le aplica a aquel líder que pone limitaciones a su propia libertad.

Ser hospedador, su importancia radicaba en el hecho que, en los días de Pablo, las posadas o “moteles” eran muchas veces, casas de prostitución. Por tanto, los cristianos, y en particular el liderazgo, debían abrir sus casas a los evangelistas y misioneros itinerantes y a menudo a las necesidades de la comunidad cristiana, pues los cristianos quedaban sin hogar por las persecuciones. El obispo debía organizar la participación de los creyentes para hospedar a los necesitados, hasta ubicarlos en nuevas viviendas.

Apto para enseñar. (griego:didaktikos) es oportuno resaltar que la mayor responsabilidad que tenían, era supervisar la transmisión de la doctrina. Sin necesidad de usar un púlpito, además de tomar tiempo para enseñar, importaba mucho el trato personal que se les daba a los creyentes, para que aprendieran en forma práctica lo que representaba ser “de la fe en Cristo Jesús”.

No dado al vino. Aunque en el mundo antiguo se usaba el vino corrientemente, esto no quiere decir que se usara en exceso. Se solía beber una mezcla de dos partes de vino, con tres de agua. Debe recalcarse que un borracho, o alguien que abusara de la bebida, era despreciado en cualquier sociedad pagana ordinaria. Lo interesante es que las palabras que se usan, tienen un doble uso: Néfálios quiere decir sobrio, pero también quiere decir alerta y vigilante; pároinos quiere decir aficionado al vino, pero también quiere decir peleonero y violento. Lo que quiere decir que la persona bajo la influencia del alcohol, por pequeña que sea la cantidad ingerida, se expone a otras faltas. Matthew Henry, expresó: “La embriaguez es un pecado que nunca va solo, sino que lleva a los hombres a otros males; es un pecado muy provocador para Dios”. Efesios 5:18 recuerda: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu Santo”.

Ver la nota en 3:8, sobre el requisito a los diáconos de “no dados a mucho vino”

No pendenciero. El dirigente cristiano debe ser pacífico (ámajos). La palabra griega, se traduce como alguien que “no está dispuesto a pelear, quien busca siempre estar en paz con sus semejantes”. Y desde luego, a no mostrar una tendencia a contraatacar a las personas que manifiesten desacuerdo con sus opiniones y tampoco a “perseguirlos” de alguna forma (Tito 1:7).

No codicioso de ganancias deshonestas … no avaro. Esta ordenanza siempre ha sido importante. La advertencia paulina en 6:10: “porque raíz de todos los males, es el amor al dinero, el cual codiciando algunos se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”, la admonición debe recordarse en toda circunstancia donde se maneje dinero.

Leer: Dt 16:19; Salmo 62:10; Prov 15:27; Mt 6:19. Colosenses 3:5, agrega: “avaricia, que es idolatría”.

amable, apacible, (Fil 4:5), no necesitan explicación.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.