LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

1 Juan 2:12-14 “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.14 Os he escrito a vosotros padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno”.


El apóstol Juan, sin embargo, no escribe a quienes andan en desobediencia del mandamiento de Cristo, sino a aquellos cuyos pecados han sido perdonados (v. 12), aquellos que han sido llenos del amor de Dios y ahora viven en santidad. Y esto fue hecho, por el bien del nombre de Jesús (v. 12), es decir, como comprobación de la eficacia de la obra y palabra de Cristo. La Iglesia sigue viva en la tierra, y por el amor a su nombre los pecados le han sido perdonados.

Ahora bien, Juan se dirige a los padres. Esta palabra aquí también puede ser traducida, del griego patēr, como ancestros, además de padre. «… le habéis conocido desde el principio»; esta última palabra que Juan emplea aquí es la misma de Juan 1:1 y 1 Juan 1:1, en un sentido del principio del mundo (o inclusive, antes del mundo).

Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Los jóvenes son los que han vencido al maligno, no los ancianos de gran experiencia, ni los niños quienes son inocentes y tiernos, sino precisamente los jóvenes, los que son perseguidos por las más terribles y poderosas tentaciones. ¡Este es el poder del evangelio!, el cual aún a los más débiles en la carne, los hace más fuertes (Joel 3:10), mediante el poder del Espíritu Santo. Y aquí Juan incluye a los niños también; un niño en la cultura hebrea era uno menor de 13 años. Los niños pueden conocer al Padre y no es necesario esperar a que sean adultos para ello; ellos pueden entender los elementos necesarios para la salvación, y mediante Jesucristo, conocer al Padre.


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.