LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

El nuevo mandamiento 1 Juan 2:7-17

1 Juan 2:7-8 “Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.8 Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en Él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra”.


El Apóstol dice que el mandamiento que él enseña no es algo nuevo, sino el mismo mandamiento que la Iglesia recibió desde el principio, es decir, el mandamiento del Señor Jesús. De hecho, nadie tiene autoridad para añadir un mandamiento nuevo sino solo Dios. los mandamientos que la Iglesia ha recibido mediante las Escrituras son determinantes, y nadie puede añadir o restar a ellos: el canon está terminado, y la revelación es completa.

Por tanto, Juan recuerda a la Iglesia el mandamiento nuevo de Jesucristo: «Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros» (Juan 13:34). Y este es un mandamiento nuevo porque no sólo se trata de amar al prójimo como a uno mismo, sino amarlo como Cristo Jesús amó a la Iglesia y se entregó así mismo por ella (Efesios 5:25).

«No os escribo… sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo» (v.8); Esto parece ser una contradicción del texto anterior. Juan no escribe un mandamiento nuevo, pues es el mismo que Jesucristo dio ya, pero éste se convierte en un mandamiento nuevo cuando se renueva en el alma día a día, cuando se convierte en algo dinámico… «Las tinieblas van pasando…». Por el Espíritu, el amor se convierte en una realidad diaria en el cristiano, algo real y verdadero; que se manifiesta de hecho y en verdad (1 Juan 3:18). Así como la luz no puede ser estática, pues sus moléculas siempre se están moviendo, así el amor de Dios no puede serlo tampoco, pues de otra manera no es amor. Por tanto, el mandamiento de Jesucristo, para que sea contado como obedecido, deberá ser nuevo cada día, a cada momento.


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.