LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

1 Juan 3:7-9 “Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como Él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.”


En cuanto a este tema, alguno podría ser engañado pensando que puede vivir una vida justa fuera de Cristo; sin embargo, un ser humano únicamente puede vivir en justicia y rectitud cuando se mantiene en Él (Ro 6:13,14). Algunas doctrinas basan la salvación en las obras, y enfatizan la responsabilidad del individuo para hacer tales obras; sin embargo, lo que enseña la Biblia es que es el mismo Cristo quien hace tales obras a través de cada hijo de Dios que permanece en Él (Col 1: 28,29), y estas obras son producto de la fe de Cristo presente en el cristiano (Ef 2:10). Cristo dijo: «Separados de mí nada podéis hacer» (Jn 5:15).

El cristiano, unido al Señor Jesús puede resistir. Hebreos apoya al creyente para que sea vencedor: «Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado» (Heb 12:4). La iglesia perseguida en el mundo de hoy está dispuesta a morir antes que a pecar, como los primeros cristianos. Por tanto, el Apóstol dice terminantemente que todo aquel que practica el pecado es del diablo.
Para entender mejor lo que este pasaje significa, la palabra traducida por la RVR60 como «practica», del griego poieo, es clave. Según Vine significa «pasar tiempo o demorarse» (Hch 15:33; 20:3), dice también que la mejor traducción podría ser «continuar» (Ap 13:5). En otras palabras, poieō aquí significaría más bien, «permanecer» en pecado, pecar continuamente; no un pecado esporádico, involuntario o inconsciente debido a un descuido espiritual.
Lo anterior se confirma cuando Juan sigue diciendo, «porque el diablo peca desde el principio» (v.8). Esto no significa que la característica de aquel que ha nacido de Dios es que simplemente peca menos que los que no han nacido de Dios, más bien significa que por naturaleza, quien ha nacido de Dios, no pecará. Si pecare involuntariamente, como se dijo antes, necesita inmediatamente ir a Dios en oración para restaurar su vida espiritual y llenarse del Espíritu Santo.

Es por ello que, Juan repite: «Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo». El pecado y Cristo son antítesis irreconciliables, y quien peca no puede estar con Él, porque el pecado es cosa del diablo (pues éste peca desde el principio, y sus obras producen pecado en todo sentido). Por tanto, el cristiano no puede caminar sino en santidad para comprobar que realmente está en Cristo, y su labor es, como Cristo, combatir las obras de las tinieblas (Ef 5:11). El versículo 3:9, explica la razón por la que el cristiano no puede pecar, por causa de su naturaleza, «porque ha nacido de Dios».


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.