LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

1 Juan 5:7-8 “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.”


En este contexto, el apóstol Juan haciendo énfasis en la palabra testimonio, habla de la Trinidad, —el Dios nuestro que existe en tres personas—. Desde luego debe decirse que la palabra Trinidad, no aparece como tal en la Biblia, pero sí en numerosos pasajes, tales como Mateo 3:16,17; 28:19; Marcos 1:11; 2Co 13:14; Ef 4:4:4-6; 1 P 1:2; Judas 20,21. Juan aquí lo afirma de la siguiente manera: “porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”. (Debe decirse que, en varias traducciones bíblicas, no se menciona completo este texto). Desde luego, que sí se pueden describir sus funciones, he aquí una breve síntesis:

  1. El Padre, el Creador de todo lo visible e invisible, ha manifestado su plan redentor al mundo a través de la obra de su Hijo Jesucristo (Jn 3:16).
  2. El Verbo, el Hijo de Dios, que vino al mundo para mostrarnos al Padre y llevar a cabo el cumplimiento de la Palabra, así como entregar su vida en rescate de muchos (Jn 1:1; Col. 1:15-20).
  3. El Espíritu Santo, el Espíritu de verdad, el cual ha venido a enseñar y a recordar todo lo dicho por nuestro Señor Jesucristo, asimismo a ser el impulsor de la iglesia para cumplir su papel en este mundo y un día estar en la presencia del Padre celestial (Jn. 14:26,27).

Cada uno de ellos, trabajan en unidad para manifestarse en la vida de los creyentes y cumplir el propósito divino; asimismo el apóstol Juan marca lo siguiente “y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan”, es decir:

  1. El Espíritu Santo, como agente transformador de la naturaleza pecaminosa y disposición carnal corrupta, que ha provocado enemistad contra Dios. Es por su obra y poder en el ser humano, que éste es regenerado y convertido en una nueva criatura.
  2. El agua, representa la pureza y el poder purificador de nuestro Señor, que revela la santidad presente del discípulo, simbolizada inicialmente por el bautismo.
  3. La sangre, la cual derramó el Señor en la cruz, para rescate de los pecadores, en respuesta a su arrepentimiento, borrando toda iniquidad a fin de ser instrumentos de bendición.

© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.