LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

1 Juan 5:6 “Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.”


El apóstol Juan como un judío que esperaba la manifestación del Mesías prometido, mencionado por los profetas del A.T., quien traería una nueva esperanza a su pueblo y al mundo; tuvo el gran privilegio de conocer íntimamente a Jesús, disfrutar de su impactante ministerio y también ser testigo de los momentos trascendentales de su muerte y de su resurrección. Y junto a centenares, verlo ascender al cielo (Hch 1:1-11), por eso tiene la certeza y convicción de decir “este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre”.

Nota doctrinal

El apóstol Juan en este versículo tiene la intención de refutar una enseñanza del primer siglo, por el hereje Cerinto, quien enseñaba:

  • Que el Espíritu del Cristo divino descendió sobre el Jesús humano en su bautismo y lo poseyó para darle el poder que tenía durante su ministerio.
  • Que una vez que llegó al momento de su sacrificio, el Cristo divino se fue de Jesús antes de su crucifixión sufriendo este momento solo como Jesús, ya no como el Jesús divino.

Debe entenderse que en el escrito del Apóstol, la expresión: “que vino mediante agua y sangre”, el agua se refiere a la inauguración de su ministerio, cuando el Padre declaró la identidad de Jesús como el Hijo amado y lo ungió para la inigualable obra salvadora (Mt 3:16,17; Mr 1:9-11). Y la sangre se refiere a la clausura de su vida terrenal al ser crucificado y completar la obra redentora (Hebreos 9:22 y 10:11-14), demostrando que era el Cristo (el Mesías) y derramando su alma hasta la muerte, “no mediante agua solamente sino mediante agua y sangre”.

Nota doctrinal

“Juan pudiera haber escrito también lo anterior, porque algunos enseñaban que el Cristo divino no había sufrido la muerte. El sostiene que Jesucristo murió como el Dios-hombre y por eso perfectamente pudo expiar los pecados de la humanidad”. (B. Est. Pentecostal Pg 1835). Luego resucitar con un cuerpo glorificado y ser ascendido al cielo para sentarse a la diestra del Padre (Hch. 7:55,56). El Espíritu también da testimonio de esa verdad (v.v. 7,8) “porque el Espíritu es la verdad.”

© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.