LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:



Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas

1 Juan 2:15-17 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.


Siguiendo el hilo del discurso, Juan entra ahora a detallar en qué consiste este conocer al Padre, esta victoria contra el maligno, y esta permanencia en la palabra de Dios. Si el amor se dirige a Dios, no podrá ser dirigido a nada más, pues Dios es celoso (p. ej. Ex. 20:5). El mundo es atractivo para el que anda en la carne, pero sin valor para el que vive por fe; por tanto, la Palabra de Dios prohíbe el amor al mundo.

No que el mundo sea malo en todo sentido, sino que el amor al mundo —nos dicen las Escrituras— es pecado. Eso crea abierta hostilidad a Dios. La Biblia de Estudio Pentecostal Pg. 1831, explica los 3 aspectos que Juan menciona:


  1. “Los deseos de la carne” incluyen los deseos impuros y el correr tras los placeres pecaminosos y las satisfacciones sensuales (1 Co 6:18; Fil 3:19; Stg 1:14).
  2. “Los deseos de los ojos” se refiere a la codicia o el apetito sensual por las cosas atractivas a la vista pero prohibidas por Dios, incluso observar lo que da un placer pecaminoso (Ex 20:17; Ro 7:7) En la actualidad incluye el deseo de entretenerse viendo pornografía, violencia , impiedad e inmoralidad en el cine y en la televisión, o en películas y revistas ( Gn 3:6; Josué 7:21; 2 S 11:12; Mt 5:28).
  3. “La vanagloria de la vida” se refiere al espíritu de arrogancia e independencia autosuficiente que no reconoce a Dios como Señor, ni su Palabra como la autoridad suprema. Es el espíritu que se exalta, glorifica y asciende como centro de la vida (Stg 4:16).

Estas cosas son atractivas para quien no conoce al Señor, pero vencidas por el cristiano que permanece en Cristo, quien sabe que el mundo pasa y sus deseos (v. 17). Todo aquello de que se pudiera gozar es vanidad (Ecl 1:2, 14), y pasa; aun los goces lícitos deben ser supeditados y aún menospreciados por el amor supremo a Dios (1 Co 10:23). El cristiano por amor a Dios todo lo sufre y lo soporta (1 Co 13:7), pues su enfoque está en la eternidad, y no en las cosas temporales de esta vida.


© 2022 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.