LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses



Pablo defiende su ministerio, 2 Co 10:1-18

10:16-18 “y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro para gloriarnos en lo que ya estaba preparado. Mas el que se gloría, gloríese en el Señor; porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba”.


“sin entrar en la obra de otros para gloriarnos en lo que ya estaba preparado” esta frase es una metonimia que señala los límites del territorio, “la división de las tierras”. Pablo fue llamado para llevar el mensaje a Europa (Rom 15:24), otros creyentes llevaron el mensaje hasta la India y países de Asia en el camino, y otros fueron hacia África llevando el evangelio de la paz. El territorio era muy extenso y cada lugar necesitaba un misionero que llevara la palabra de verdad.

En Gálatas 2:9 dice: y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a los de la circuncisión. Marcaron los territorios o esferas en donde cada uno evangelizaría y discipularía a los diferente grupos poblacionales, para evitar enfrentamientos o confusión. Claramente estipularon: unos a los judíos, y Pablo con Bernabé, a los gentiles.  

Para Meditar

El trabajo misionero aún sigue avanzando, pues quedan lugares remotos que por su difícil acceso no han escuchado la palabra de Dios. También hay lugares donde el fuego de Dios se ha apagado y las nuevas generaciones no han escuchado de Cristo, esto debe mover al verdadero creyente a sentir amor por las almas y a no seguir en la comodidad de las cuatro paredes. Salir a ganar almas para Cristo, es un perenne mandato.

A través de los argumentos que presentó Pablo en este capítulo muestra que la gloria era de Dios y que todo lo que él había hecho era porque dentro de su ser había un fuego ardiendo que le motivaba a llevar el evangelio a los gentiles, nunca se llamo buen orador, tampoco recibió ganancias deshonestas, fue a los lugares remotos, reconociendo que era la mano de Dios quien le dirigía, le daba gracia y sabiduría para acercarse a desconocidos y presentarles al Cristo resucitado.


Dios es el que prueba las obras de los hombres y aprueba a los obreros fieles, leales y sinceros.

En su Primera Carta a los Corintios el apóstol les decía que la obra de edificación debe ser sobre la vida y doctrina del Señor Jesucristo, porque llegará el momento que las obras serán manifestadas y el fuego las revelará (ver comentario 1 Co 3:12,13).



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.