LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Advertencia al que peca deliberadamente, Heb 10:26-39

10:32-34 “Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos; 33por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculos; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante. 33Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos”.


En repetidas ocasiones nos dice Dios: “Acordaos…” (Sal 105:5; Is 46:9; Mal 4:4, etc.); la remembranza de los tiempos pasados debe ser únicamente para edificación. De lo que el cristiano ha padecido por Cristo, del trabajo por el Señor y de los esfuerzos realizados por su nombre; de las bendiciones recibidas, de las experiencias con el Espíritu Santo, de todo aquello que le aliente a seguir adelante. No que el cristiano viva en el pasado, ni que trate de saciarse bebiendo de la copa de antaño, sino que los recuerdos de aquello que vivió por Cristo le sirvan de aliento para la perseverancia. El escritor de Hebreos dice a los destinatarios de su carta, por el Espíritu, que no perdieran lo que habían ya ganado, como en otro lugar dice: “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona” (Apo 3:11). “Llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante”: porque todos los que padecen con Cristo se hacen compañeros de los que fueron antes que ellos, incluyendo los apóstoles del Cordero.

Y también de ellos dice: “el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo”, como señal de un pasado glorioso en donde, sometidos a Dios, los hebreos estuvieron dispuestos a perderlo todo por Cristo, tal como dijo Pablo, “por amor del cual lo he perdido todo” (Fil 3:8). El despojo gozoso de los bienes es una señal de genuina salvación, como en el caso de Zaqueo (Lc 19:7-9; Hch 2:45; Mt 19:21). Pues esto tan sólo es posible mediante la fe en Dios y la esperanza puesta dentro del corazón del redimido con la sangre de Cristo de que tiene “una mejor y perdurable herencia en los cielos”.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.